Trump amenaza a Corea del Norte: el ruido que precede al acuerdo

“Fuego” de artificio y “furia” de cantina. Así podemos calificar las nuevas amenazas del presidente estadounidense contra Corea del Norte. Una reiterativa bravuconada de Donald Trump para contentar al Estado Profundo y entretener a los medios corporativos. Unas declaraciones que llevarán inevitablemente a la frustración de los más belicistas cuando la realidad geopolítica mundial se imponga de nuevo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha endurecido su discurso contra el régimen de Corea del Norte, al que ha instado a no realizar ninguna amenaza más si no quiere encontrarse con un nivel de “fuego” y “furia” inédita en la historia mundial. “Se encontrarán con un fuego y una furia nunca vistos en el mundo” (…) “Será mejor que Corea del Norte no haga más amenazas a Estados Unidos”, ha advertido Trump, durante una reunión en su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey) en la que, de brazos cruzados y con un tono contundente, ha deslizado la posibilidad de una acción militar contra el país asiático. [Huffington Post, 8/8/2017]

Sin duda que estas declaraciones de Trump tienen mucho que ver con la aprobación por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de una propuesta de EE.UU. para sancionar a Pyongyang y que fue aprobada con el voto a favor de Rusia y China (5 de agosto de 2017). Resulta paradójico que Moscú y Pekín den un giro tan radical en su postura y aprueben ahora la imposición de nuevas sanciones contra Corea del Norte cuando ellos mismos han condenado y están sufriendo este tipo de políticas injerencistas ejecutadas por Washington.

Este sorprendente cambio, sin embargo, puede interpretarse como una forma de ganar tiempo y de relajar las tensiones entre China-Rusia y Estados Unidos (la Casa Blanca se entiende). Todo apunta a que previamente hubo algún tipo de acuerdo entre Estados Unidos y China [1], lo que llevó al presidente Trump a cancelar un discurso justo antes (el 4 de agosto) de la reunión del Consejo de Seguridad y en el cuál se esperaba el anuncio de sanciones contra China por parte de Washington. Es decir, China habría cedido su voto ante Estados Unidos a cambio de suspender las sanciones en su contra (por ahora); y habría convencido a Rusia para que se uniera a ella en la votación.

Esta es una arriesgada maniobra diplomática, puede que una estupidez también. Resulta demasiado ingenuo pensar que tras esta unanimidad en el Consejo de Seguridad Estados Unidos reducirá su despliegue militar y armamentístico en la península coreana como gesto de buena voluntad o que cancelará su guerra económica contra China y Rusia. Al contrario, Trump se sentió envalentonado y legitimado para continuar con sus amenazas al resto del mundo, lo que ha enfadado sobremanera a los chinos.

En este sentido es previsible que esta presión puesta ahora sobre Pyongyang por parte de China y Rusia a través de su voto en el Consejo de Seguridad, pronto se dará la vuelta para señalar hacia Washington. De hecho China, en la misma reunión del Consejo de Seguridad que sancionó a Norcorea, criticó también el despliegue del sistema antimisiles THAAD de Estados Unidos en suelo surcoreano. Rusia (quizás arrepentida) también apuntó en esa dirección.

Aunque China, gran aliada de Corea del Norte, ha sumado su apoyo a la resolución, su embajador ha aprovechado para criticar el despliegue del sistema estadounidense antimisiles THAAD en suelo surcoreano (…) “El despliegue del THAAD no va a solucionar los ensayos nucleares y lanzamientos de misiles de Corea del Norte”, ha avisado el diplomático Liu Jieyi (…); una opinión que ha compartido su colega ruso. “Un factor adicional desestabilizador en la región consiste en el incremento en Corea del Sur de los elementos del sistema de defensa antimisil estadounidense THAAD”, ha coincidido Nebenzia, “y será difícil avanzar hacia la desnuclearización mientras Corea del Norte sienta amenazada su seguridad”. [Agencia EFE,- 5/8/2017]

Más allá de la contundente retórica empleada por Trump, los imperialistas saben perfectamente que Corea del Norte no es Afganistán, donde Washington pudo lanzar ante el mundo “la madre de todas las bombas” sin recibir ninguna respuesta militar, política o diplomática en su contra o la de alguno de sus “aliados” en la región (Japón y Corea del Sur principalmente). Esto lo reconoce incuso la prensa anglosajona. Corea del Norte es una potencia nuclear. Geográficamente se encuentra entre Rusia y China, también política y comercialmente hablando [2]. Ninguna de estas dos potencias va a permitir que estalle el caos a sus pies. Por todo esto Norcorea no ha sido ni será bombardeada.

Se está incrementando por enésima vez la tensión en la península coreana y se multiplica el ruido mediático convertido en propaganda de guerra, pero la sangre no llegará el río. Son tan vacías las amenazas de Trump que ni siquiera su equipo de gobierno tenía idea de que hubiese un plan “inminente” para atacar a Corea del Norte. Pero la ficticia amenaza que supone Kim Jon-Un para el resto del mundo sirve a Estados Unidos para justificar su enorme despliegue militar por todo el sudeste asiático y el Mar de China Meridional que, como sabemos, busca cercar militarmente y cortar las rutas comerciales de su gran competidora, China.

Ese “peligro para la paz mundial” llamado Kim Jong-un tendió la mano (junto a China) a Estados Unidos en varias ocasiones para detener la escalada nuclear en la península de Corea, y fue Barack Obama, el “Premio Nobel de la Paz”, quien la rechazó con arrogancia y desplegando más armamento nuclear frente a las fronteras norcoreanas. En marzo de este mismo año fue Donald Trump quien rechazó la propuesta de China para “reducir la tensión” en la península y “evitar una colisión frontal” entre Estados Unidos y Corea del Norte.

¿Quién quiere realmente la paz y quién la boicotea? ¿Quién es el verdadero peligro para el resto del mundo?

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha desestimado la propuesta de Corea del Norte de suspender los ensayos nucleares si Estados Unidos termina sus ejercicios militares anuales con el Sur. (…). El ministro de Relaciones Exterioresde Corea del Norte Ri Su-yong dijo a Associated Press el sábado que “si continuamos en este camino de confrontación, esto llevará a resultados muy catastróficos, no sólo para los dos países, sino también para todo el mundo”. “Es realmente crucial para el gobierno de Estados Unidos retirar su política hostil contra la RPDC y como una expresión de esto detener los ejercicios militares, ejercicios de guerra, en la Península Coreana. Entonces responderemos de igual manera” [BBC News, 25/4/2016]

Por otro lado las amenazas contra Norcorea tratan de escenificar una aparente demostración de fuerza por parte de una maquinaria imperial que ya no puede imponer unilateralmente sus políticas al resto mundo. En el fondo las amenazas de Trump no dejan de ser gritos de impotencia de un imperio en decadencia.

La presión política, mediática y militar de Washington sobre Pyongyang suponen un nuevo intento vacío de mostrar ante el mundo un poderío que ya no tienen en unos momentos en los que, fruto precisamente de la pérdida de la hegemonía global estadounidense, Trump se dispone a negociar con China y Rusia un acuerdo para estabilizar la península de Corea. El nuevo presidente surcoreano Moon Jae-in mostró en varias ocasiones su intención de visitar Pyongyang “si se dan las condiciones adecuadas“.

Esperemos que así sea. Bienvenidos (una vez más) a la nueva era mundial multipolar.

REFERENCIAS – NOTAS 

[1] Why Siding with Washington on Korea May Be Dangerous,- artículo de Finian Cunningham (Strategic Culture Foundation, 10/8/2017) https://www.strategic-culture.org/news/2017/08/10/why-siding-with-washington-korea-may-be-dangerous.html

[2] The Real Reason Washington is Worried about North Korea’s ICBM Test,- artículo de Stephen Gowans (What’s left, 5/7/2017)

 

¿Quién defiende a Venezuela?

Todos los días y de forma masiva podemos recopilar decenas de noticias basadas en información falsa o manipulada difundidas a través de los medios corporativos occidentales. Pero hay límites, incluso dentro del repugnante ejercicio de la manipulación informativa, que si son rebasados dejan en evidencia a los propios propagandistas hasta el punto de hacernos sentir vergüenza ajena a quienes les escuchamos o leemos.

El último ejemplo de todo esto lo hemos visto a raíz del ataque terrorista contra el Fuerte Paramacay situado en la ciudad de Valencia en Venezuela ocurrido el pasado domingo 6 de agosto. Este ataque fue calificado como un “alzamiento”, “levantamiento” o “rebelión militar” por parte de algunos de los medios corporativos occidentales más reconocidos. Sin embargo, como reconocen los propios medios en sus informes, dicho ataque terrorista fue protagonizado por un sólo ex-militar, el ex-oficial de la Guardia Nacional Bolivariana Juan Carlos Caguaripano, quien llevaba tres años prófugo de la justicia venezolana por participar en otras intentonas golpistas anteriores contra el presidente Nicolás Maduro. Este golpista reincidente que reside en Miami (¡cómo no!) estuvo acompañado de otros nueve delincuentes civiles contratados para la ocasión y que nada tienen que ver con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) (Ataque armado al Fuerte Paramacay: análisis y contexto, Misión Verdad, 6/8/2017)

A pesar de estas evidencias, esta acción paramilitar encabezada por un sólo ex-militar y varios mercenarios civiles es presentada mediáticamente como toda una “rebelión militar apoyada por el pueblo” en contra del “régimen venezolano” y que demostraría una “fractura en las fuerzas armadas venezolanas”. Fractura que llevan años anunciando y nunca se produce, por eso tienen que fabricarla.

No contentos con esta ridícula conclusión, los medios corporativos occidentales (prensa, radio y televisión) añaden que esta “rebelión” cuenta con un amplio “apoyo civil”. Es decir, es una “rebelión cívico-militar”, según la calificaron los propios golpistas y sus correligionarios mediáticos tratando de equiparla con aquella verdadera rebelión cívico-militar que llevó a Hugo Chávez al poder en 1999. La prensa corporativa internacional no pudo presentar ni una sola imagen o reporte que respaldara tal afirmación. En las calles de Venezuela el pasado domingo no hubo ninguna manifestación pública que avalara este inexistente “Golpe de Estado” y diera un mínimo de credibilidad a esta interpretación torticera de los hechos. Sólo los dirigentes golpistas de la oposición política (y los grupúsculos violentos habituales) salieron a respaldar esta “rebelión militar” imaginaria.

Obviamente este ataque terrorista también fue apoyado y justificado por sus patrocinadores superiores en Washington y Bruselas, tal y como hicieran en otras ocasiones anteriores como en abril de 2002. (Golpe a un caudillo, editorial de El País, 13/4/2002)

El legítimo gobierno de Maduro y el pueblo trabajador venezolano están sufriendo una estrategia de desestabilización interna patrocinada y dirigida desde el exterior. La guerra económica (acaparamiento de productos básicos, manipulación de la tasa de cambio monetaria, las sanciones internacionales, el aislamiento institucional y político a nivel regional, etc.) llevada a cabo por la burguesía venezolana y el capital financiero anglosajón, así como el “terrorismo callejero” o “terrorismo de baja intensidad” ejecutado por mercenarios pagados en dólares por la oposición golpista, como el que vimos este domingo en el Fuerte Paracumay o el que vemos a diario en algunos lugares muy concretos de Venezuela (“casualmente” controlados por esa oposición), forman parte de una estrategia violenta de desgaste que ya fue puesta en marcha en otros lugares como Ucrania en 2013-2014 contra el gobierno del derechista Yanukovich o muy anteriormente en el Chile del legendario Salvador Allende en los años 70.

[leer también: Venezuela Freedom 2: se incrementa la escalada imperialista contra Venezuela (dirigentes españoles incluidos), El Mirador Global, 20/5/2016]

Las campañas “humanitarias” llevadas a cabo por algunas ONGs y la manipulación informativa son también armas psicológicas que utiliza el imperialismo occidental para adoctrinar a las masas y lograr que apoyen sus “intervenciones humanitarias” contra los Estados soberanos e independientes.

La debilidad de Venezuela ante una intervención militar imperialista

Frente a esta guerra híbrida y multidimensional que sufre desde hace años el gobierno bolivariano de Venezuela, el presidente electo Nicolás Maduro cuenta con un fuerte apoyo de los militantes de base, de la clase obrera y las clases populares beneficiadas por las políticas de la revolución y del ejército venezolano que se mantiene leal a la Constitución Bolivariana aprobada por el pueblo. También cuenta con el apoyo de la mayoría de movimientos sociales, sindicatos de clase y organizaciones antimperialistas de América Latina y del resto del mundo. Pero esto, que es mucho, puede no ser suficiente cuando de lo que se trata es de repeler un “cambio de régimen” orquestado desde Washington.

Imaginemos por un momento que Estados Unidos (y sus “aliados”) ha encontrado el momento y la excusa perfecta para intervenir militarmente contra Venezuela, algo que, por otra parte, lleva años diseñando y por lo tanto no sería una hipótesis descabellada. Si observamos el mapa regional y el contexto geopolítico global, Venezuela está sola desde un punto de vista estratégico-militar. En realidad Venezuela en estos momentos, en caso de producirse una intervención militar extranjera, sólo podría contar con el apoyo incondicional de Bolivia, Nicaragua y Cuba, básicamente, si damos por perdido a Ecuador que se dispone a regresar al Consenso de Washington de la mano del nuevo presidente Lenín Moreno (escucha la entrevista a Amauri Chamorro, Voces del Mundo, 5/8/2017). Estos actores regionales tienen un gran peso moral, político y diplomático a nivel regional para el gobierno de Venezuela, pero son irrelevantes desde un punto de vista militar.

Venezuela no es Corea del Norte, no tiene “dientes nucleares” para defenderse, ni sus fronteras limitan con Rusia y China. Ni es miembro de ningún organismo regional de Defensa o de Seguridad multiestatal que pudiera darle un apoyo militar que disuadiera al enemigo. Tampoco cuenta con un compromiso firme de defensa del país por parte de Rusia y China en caso de una invasión militar de la OTAN contra Venezuela, a pesar del apoyo público de Moscú y Beijing al gobierno de Maduro y de los importantes acuerdos estratégicos que ambas potencias mantienen con Caracas.

No seamos ingenuos: ningún país que esté en el punto de mira de Washington, y que militarmente no pueda hacerle frente con sus propias armas y no cuente con el paraguas nuclear-militar de las potencias eurasiáticas que hoy lideran el mundo, puede salir vivo de una “intervención humanitaria” occidental. Los casos de Libia y Siria, con finales muy distintos en cada caso, nos sitúan ante esta dura realidad de nuestros tiempos. Gadafi estaba solo y fue asesinado públicamente ante las carcajadas sicopáticas de Hillary Clinton por televisión; Al Assad contaba con Rusia y el Eje de la Resistencia y tras ganar la guerra al terrorismo (patrocinado por la OTAN-CCG) se dispone a reconstruir su país junto a sus aliados.

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar el gobierno de Venezuela para encontrar el apoyo militar directo de Rusia? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar Rusia en Venezuela? ¿Esta Venezuela demasiado lejos de sus fronteras quizás? ¿Estarían las autoridades rusas dispuestas a mirar pasivamente cómo las mayores reservas de petróleo del mundo caen en manos de Estados Unidos al mismo tiempo que la OTAN está asfixiando militarmente a Rusia (y a China)?

A principios del mes de junio de este año 2017 China incrementó sus acuerdos con Venezuela para explotar hasta 325.000 barriles diarios de petróleo procedentes en su mayoría de la Faja del Orinoco, cuya enorme riqueza se disputan todas las grandes empresas energéticas del mundo. Este tipo de acuerdos estratégicos tiene una doble lectura: por un lado parece que obliga a China (y a Rusia) a defender militarmente a Venezuela si fuese necesario para defender sus propios intereses. Pero por otro lado, también incrementa la necesidad y las prisas del Imperio yanqui y sus corporaciones por derrocar al gobierno de Maduro para robarle sus recursos y debilitar a sus principales competidores por la hegemonía mundial.

A día de hoy es una incógnita saber (al menos para mi) con qué escenario geopolítico mundial inmediato nos encontraríamos si Venezuela fuese atacada militarmente. Si el gobierno de Nicolás Maduro lograra despejar a su favor esta incógnita estratégica, el conflicto interno se desactivaría como por arte de magia. Es decir, que si Vladimir Putin y Nicolás Maduro comparecieran mañana ante los medios internacionales para anunciar la instalación de una base militar rusa en territorio venezolano, los terroristas callejeros y los “patrióticos” golpistas y demás mercenarios tendrían que buscarse otro trabajo, como está ocurriendo en Siria e Irak; y los dirigentes políticos opositores regresarían definitivamente a sus casas de lujo en Miami o Nueva York para gestionar su abundante patrimonio.

Otra cuestión diferente sería analizar si el decadente imperio estadounidense está o no en condiciones de emprender una guerra contra Venezuela en el momento de mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos acaba de recibir una clamorosa derrota en Siria; Trump se dispone a iniciar una (suicida) guerra geoeconómica y comercial contra China y Alemania; la economía de Estados Unidos presenta problemas estructurales graves; y todo esto al mismo tiempo en que se está librando una guerra civil interna entre las élites políticas y económicas estadounidenses por imponer su agenda y sus propios intereses.

Todavía estamos a tiempo de presionar desde todos los frentes para evitar una desesperada guerra imperialista por su propia supervivencia contra un pueblo digno y su legítimo gobierno.

La guerra por el mercado europeo del gas o el suicidio del imperio estadounidense

El “pivote asiático” anunciado por Barak Obama en 2012 tuvo como respuesta el anuncio de la Nueva Ruta de la Seda por parte de la China de Xi Jimping en 2013, el proyecto más ambicioso de la historia moderna y que ha dejado boquiabiertas a las élites imperialistas occidentales. El golpe de Estado neonazi patrocinado por Washington y Bruselas en Ucrania en febrero de 2014 arrojó definitivamente a Rusia a los brazos de China. Fue Rusia quien “pivotó” hacia Asia. El pacto secreto alcanzado el 11 de septiembre de 2014 entre Estados Unidos y Arabia Saudí para hundir los precios del petróleo [1] tampoco obtuvo los resultados esperados: la economía de Rusia se está recuperando y además se está diversificando.

Desde entonces las sanciones y la hostilidad política, económica y militar de EE.UU. y sus vasallos de la OTAN contra Rusia, China o Irán sólo han servido para profundizar los lazos entre estos países e incrementar su influencia en Oriente Medio y en todo Asia. Por si esto fuera poco, como resultado de este fortalecimiento, Rusia le ha ganado la guerra a la OTAN en Siria.

Eurasia ya no es sólo un concepto geográfico sino que se ha convertido en un sujeto geopolítico y geoestratégico real que ha cambiado la balanza del poder mundial. Cada vez son más los países que buscan la cobertura de la Organización de Cooperación de Shanghai (como India y Pakistán, dos potencias nucleares) y la financiación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés), para mayor desesperación de la OTAN y sus think tanks corporativos.

Sin embargo lejos de cambiar su estrategia, las élites imperialistas estadounidenses continúan con la misma agenda de agresión e injerencia contra aquellos Estados soberanos que no se someten a sus intereses. Su fe ciega en su “excepcionalismo” y su ambición de poder están acelerando el fin definitivo de su hegemonía global.

Ahora desde Estados Unidos se implementan nuevas sanciones contra Rusia, Irán, Corea del Norte e indirectamente contra China (posteriormente también contra Venezuela) que inevitablemente ocasionarán los mismos resultados para sus promotores.

No es ninguna casualidad que estos países sean la obsesión del Estado Profundo estadounidense. En un reciente informe emitido por el Pentágono, en el cuál se reconoce sin disimulos que Estados Unidos ha perdido su dominio global, se señala precisamente a China, Rusia, Irán y Corea del Norte como los responsables del fin de la “primacía” de Estados Unidos [2]. Este trascendental informe viene a confirmar que una mayoría de los militares del Pentágono apoyan a Donald Trump y su pretendido cambio de paradigma en su política exterior y que asumen el carácter multipolar del Nuevo Orden Mundial. El problema es que sus recetas para recuperar su hegemonía siguen siendo las mismas de siempre: más injerencia y más militarización en contra de sus “competidores”.

Pero lo más relevante en estos momentos a raíz de las nuevas sanciones procedentes de Washington, es que ahora son sus propios vasallos europeos quienes también sufren su injerencia directa en sus asuntos internos y estratégicos, lo que puede provocar una ruptura histórica entre Estados Unidos y las viejas potencias europeas, principalmente de una Alemania que está en el punto de mira geoeconómico de Donald Trump desde su llegada a la Casa Blanca, obsesionado con revertir el déficit comercial que mantiene con este país.

Guerra por el mercado energético de Europa contra Rusia, Irán y Catar

En diciembre del año 2015 el Congreso estadounidense votó a favor de eliminar las restricciones sobre la exportación de petróleo y gas (vigentes desde 1973) para dar salida al excedente de energía proveniente de la “fracturación hidráulica” o fracking impulsado especialmente por el régimen de Obama. La intención de Estados Unidos era convertirse en una potencia exportadora de hidrocarburos, principalmente de gas natural licuado (GNL) o gas de esquisto.

En el año 2012 la Agencia Internacional de Energía (AIE), un organismo dependiente de la OCDE, pronosticó que Estados Unidos se convertiría en 2015 en el mayor productor de gas y petróleo del mundo por delante de Rusia y Arabia Saudí respectivamente [3], nada más y nada menos. Hasta ese punto llegan los ambiciosos planes de las élites económicas y políticas estadounidenses. Pero para alcanzar ese objetivo, las grandes corporaciones estadounidenses necesitan conquistar el mercado energético de Europa. Y para lograrlo es necesario a su vez eliminar a sus competidores: estos son Rusia e Irán, principalmente, a los que ahora se une también Qatar. Estos países son los mayores exportadores de gas del mundo.

Catar está negociando con Irán la construcción de un gasoducto que inundaría a Europa con el gas procedente del gigantesco yacimiento South Pars/North Dome que comparten ambos países. El gasoducto pasaría por Catar, Irán y Turquía hasta Europa. Esto supone que Catar (y Turquía) da un giro geoestratégico radical y se sitúa en frente de los intereses de Arabia Saudí y Estados Unidos. Recordemos que Estados Unidos, Arabia Saudí, el propio Catar y Turquía (más el Reino Unido, Francia, Israel y Jordania) iniciaron la guerra terrorista contra Siria en 2011 precisamente porque Bashar al Assad se opuso en el año 2009 a la construcción de un gasoducto común procedente de Catar y Arabia Saudí con destino al mercado europeo, lo que iría en detrimento de Irán y Rusia, aliados fundamentales de la República Árabe Siria.

Por lo tanto la guerra terrorista contra Siria iniciada en 2011, así como las sanciones posteriores contra Rusia, Irán o Catar (también contra China y Venezuela), no obedecen a cuestiones que tengan que ver con los “Derechos Humanos”, la extensión de la “democracia”, la reducción de las armas nucleares (cuyos acuerdos Irán cumple escrupulosamente) o la “lucha global contra el terrorismo”, sino a la lucha de Estados Unidos por mantener su ya inexistente hegemonía global y la conquista del mercado energético en Europa en particular.

Actualización de la “doctrina Wolfowitz”: dominar Europa atacando los intereses de Europa. (China y Rusia se frotan las manos)

Antes de aterrizar en Alemania para asistir a la cumbre del G-20 celebrada en Hamburgo el pasado 7 y 8 de julio, el presidente Trump aterrizó en Varsovia. Los grandes medios corporativos, especialistas en manipulación informativa y en desviar la atención de la audiencia hacia cuestiones superficiales y políticamente irrelevantes, pusieron el énfasis de la noticia en el carácter “populista” y “nacionalista” de ambos gobernantes o en su hostilidad conjunta hacia las “autoridades europeas”. Sin embargo prefirieron ignorar lo más relevante del trasfondo de esta visita.

Polonia y Croacia (junto a otros 10 países) encabezan un proyecto de carácter estratégico que pretende unir el mar Báltico, el mar Adriático y el mar Negro: la Iniciativa de los Tres Mares. Washington apoya esta iniciativa porque a través de estos países pretende introducir su gas licuado en Europa. En el año 2014 Polonia comenzó la construcción de una terminal de gas natural licuado en el Báltico que a día de hoy ya recibe los buques cisterna procedentes de Estados Unidos. Por su parte Croacia está construyendo una terminal similar en el mar Adriático. Trump pretende crear un corredor energético para unir ambas terminales [4].

Consecuentemente con esta estrategia, Washington se opone a la construcción del gasoducto North Stream 2 entre Rusia y Alemania, proyecto que fortalecería la seguridad energética alemana y la posición de Rusia en Europa como su principal potencia exportadora. La Casa Blanca, siguiendo la línea marcada por el Congreso y el Senado estadounidenses, anunció recientemente que impondría sanciones a aquellas empresas europeas que participen en la construcción de dicho gasoducto.

Por otro lado Trump pretende reducir el déficit comercial que Estados Unidos mantiene con Alemania. Por su parte Alemania ve como una amenaza la iniciativa de los Tres Mares ya que pondría en peligro su hegemonía en el este de Europa. Además a Donald Trump todavía le escuece el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Japón firmado justo antes de que aterrizara en Hamburgo para acudir a la cumbre del G-20. Todos estos hechos cruzados enfrentan los intereses de EE.UU. con los de Alemania, y por extensión con los de toda Europa.

También con los de Francia. El pasado 3 de julio la petrolera francesa Total firmó un acuerdo con Irán para liderar un consorcio que explotará la parte iraní del gasoducto South Pars/North Dome. La participación de Total será aproximadamente de un 50% del proyecto (que ascenderá a 5.000 millones de euros en total), junto a la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) que controlará un 30% y la empresa estatal iraní Petropars que recibirá el 20% restante [5]. Este es el primer gran acuerdo energético de un país occidental con Irán tras el levantamiento de las sanciones en enero de 2016.

Las duras reacciones de las élites neoliberales europeas ante el nuevo paquete de sanciones de Washington no tiene nada con ver con un cambio ideológico de los gobiernos y los globalistas europeos, y mucho menos con cuestiones éticas. No están defendiendo a Rusia, ni el respeto por el Derecho Internacional, ni siquiera se oponen a las sanciones, sino que protestan porque ahora las sanciones ilegales les afectan a ellos directamente al mantener acuerdos estratégicos con Moscú, algo que ha dejado claro la ministra de Economía de Alemania en unas declaraciones públicas cargadas de hipocresía:

La ministra de Economía de Alemania, Brigitte Zypries, ha denunciado que las nuevas medidas contra Moscú propuestas por los legisladores estadounidenses “violan el derecho internacional” (…) los estadounidenses “no pueden castigar a las empresas alemanas” porque tengan intereses comerciales en otro país. La ministra ha enfatizado que “por supuesto que no queremos una guerra comercial” con EE.UU., pero ha recordado que Alemania había pedido repetidamente a Washington que no se desviara de la política común de sanciones occidentales contra Rusia. “Desafortunadamente, eso es exactamente lo que están haciendo” (…) “es correcto que la Comisión Europea considere ahora “contramedidas” contra Washington. [Rusia Today, 31/7/2017]

Parece ser, escuchando a la ministra alemana, que los Estados están obligados a respetar el Derecho Internacional sólo cuando su incumplimiento afecta a sus propios intereses. Ya saben, las leyes las cumplo cuando me benefician y las pisoteo cuando me perjudican.

La amenazas lanzadas desde Europa contra EE.UU. forman parte de un pulso entre las potencias y las grandes corporaciones occidentales por acaparar más cuota de poder en un inestable tablero geopolítico y geoeconómico mundial que les ha dejado descolocados tras el cambio de paradigma en la balanza de poder global.

La Unión Europea está ahora probando de su propia medicina, la misma que ellos aplicaron (siguiendo mansamente las órdenes de Washington) contra Rusia, Irán… o mucho antes contra Cuba.

El Estado Profundo pretende reactivar la doctrina Wolfowitz de 1992. Y Donald Trump parece sucumbir ante su estrategia.

(…) la doctrina Wolfowitz teoriza sobre la necesidad de que los Estados Unidos bloqueen el surgimiento de cualquier competidor potencial a la hegemonía estadounidense, particularmente las «naciones industrializadas avanzadas» como Alemania y Japón. La Unión Europea es un blanco particular:

«A pesar de que los Estados Unidos apoyan el proyecto de integración europea, debemos velar para que no surja un sistema de seguridad puramente europeo que socave la OTAN, y particularmente su estructura de mando militar integrado». 

Se solicitará a los europeos que incluyan en el Tratado de Maastricht una cláusula que subordine su política de defensa a la de la OTAN, mientras el informe del Pentágono aboga por la integración de los nuevos Estados de Europa Central y del Este en el seno de la Unión europea, beneficiándolos con un acuerdo militar con los Estados Unidos que los proteja contra un posible ataque ruso. [6]

¿Qué ocurrirá de aquí en adelante? Todavía es muy pronto para saberlo. Pero algunos analistas geopolíticos ya anticipan que Alemania y quizás otros países de la UE reorientarán su política exterior hacia el eje eurasiático encabezado por China y Rusia (Eurasia) [7]. Otros importantes “aliados” de Washington (como Turquía, Irak, India, Pakistán, Filipinas…) ya han iniciado este viraje estratégico. Con sus propias acciones violentas y desesperadas el Imperio está cavando su propia tumba. Esto último, al menos, es algo que debemos celebrar en estos tiempos de incertidumbre.

 

REFERENCIAS – NOTAS

[1] Did The Saudis And The US Collude In Dropping Oil Prices?,- artículo de Andrew Topf

[2] Pentagon Report Points To Unsustainable Status Quo For U.S.’ Global Empire,- artículo de Whitney Webb (Mint Press News, 28/7/2017) http://www.mintpressnews.com/report-unsustainable-status-quo-u-s-global-empire/230231/

[3] La revolución que cambiará el mapa energético mundial,- diario económico Expansión (15/11/2012). Leer también: Estados Unidos se convertirá en el mayor productor de gas y petróleo del mundo,- revista Petroquímica (petróleo, gas, química y energía)

[4] The Fatal Flaw in Washington’s New Energy Strategy,- artículo del analista geopolítico y escritor F. William Engdahl (13/7/2017)

[5] Acuerdo de desarrollo de Pars del Sur,- un reportaje de la cadena iraní Hispan TV (YouTube, 28/7/2017)

[6] Paul Wolfowitz, el alma del Pentágono,- por Paul Labarique (Red Voltaire, 24/2/2005) http://www.voltairenet.org/article123982.html

[7] Imperial Folly Brings Russia and Germany Together,- artículo del analista geopolítico Pepe Escobar (Sputnik International, 29/7/2017)

 

 

 

 

La utilización del terrorismo como arma geopolítica

En un artículo que publiqué el 27 de marzo de 2017 titulado “El Gran Kurdistán y la balcanización de Siria” advertía que muy probablemente veríamos en las próximas semanas cómo la actividad de los grupos terroristas que operan en Siria e Irak desde 2011 (bajo las directrices de EE.UU-OTAN-CCG) se iría desplazando a otras regiones más cercanas a Rusia y China para tratar de frenar su integración, desarrollo e influencia en Eurasia (y en todo el mundo), lo que supone una amenaza mayúscula para la hegemonía occidental y estadounidense en particular.

Esta imparable pérdida de la hegemonía global por parte del poder económico y político occidental, decía entonces, es el mayor problema al que se enfrentan y lo que verdaderamente aterra a las clases dominantes. La “guerra global contra el terrorismo”, la situación de los “refugiados”, los “Derechos Humanos” o la “extensión de la democracia” son tan sólo cínicos pretextos utilizados por Occidente para justificar sus políticas imperialistas contra Estados soberanos que siguen su propia agenda. Pero estos argumentos artificiales no aguantan el menor análisis.

En aquel artículo escribí también que ante la imposibilidad de imponerse en Siria y debilitar a Irán, con una Rusia impermeable a las sanciones y cada vez más influyente en Oriente Medio, y con una China cada vez más fuerte en todo África, Asia y Latinoamérica, era más que probable que las potencias de la OTAN tratasen de incendiar y desestabilizar a Rusia, China e Irán desde lugares más cercanos a sus fronteras o incluso desde su propio territorio utilizando para ello al terrorismo yihadista que ahora opera en Siria y en otros países de Oriente Medio y del sudeste y centro de Asia. Tengamos en cuenta que en Siria e Irak están operando miles de yihadistas rusos procedentes de la región del Cáucaso, así como también miles de yihadistas uigures procedentes de la región de Xinjiang, en el noroeste de China.

Estos terroristas, ahora con experiencia de combate y entrenamiento militar servido por la OTAN, suponen un potencial peligro para la estabilidad y seguridad interna de Rusia y China, algo que ya están aprovechando los patrocinadores del terrorismo internacional para reorganizarse ante el nuevo orden mundial multipolar.

Pues bien, en las últimas semanas estamos asistiendo a este previsible desplazamiento de la actividad terrorista hacia las proximidades de Rusia y China y sus esferas de influencia. Algunos de sus aliados estratégicos ya están sufriendo el ataque de los yihadistas dirigidos por la OTAN. Pero antes de nada es conveniente repasar algunos hechos probados que demuestran esta utilización del terrorismo con fines políticos y económicos.

En política internacional no existen las casualidades, sino las causalidades

Si uno observa tanto el momento como el lugar donde se producen los atentados terroristas, así como los golpes de Estado o “revoluciones de color” patrocinadas por Occidente, se da cuenta de que existe una relación directa y descarada entre este incremento de la actividad yihadista y las decisiones políticas que adoptan los gobiernos de los países que sufren esa violencia y desestabilización. Es decir, los atentados terroristas y los “golpes suaves” son una forma de castigo hacia aquellos gobiernos que toman una dirección política que va en contra de los intereses de Estados Unidos y la OTAN (del poder económico y financiero occidental).

En algunos casos se busca el derrocamiento total del gobierno en cuestión (el “cambio de régimen”) y en otros casos se trata de darle un escarmiento para que rectifique su rumbo y se coloque de nuevo bajo la órbita del poder político y económico occidental.

Esto último fue lo que le ocurrió al presidente turco Recep Tayyip Erdogan cuando en junio de 2016 decidió restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales con Rusia y firmar posteriormente importantes acuerdos geoestratégicos con el presidente Vladimir Putin. La consecuencia de esta decisión – y de otras, como oponerse a la creación de un “Kurdistán” en Siria – fue el intento de golpe de Estado patrocinado por Washington ocurrido inmediatamente después, el 15 de julio de 2016. Una filtración de los servicios secretos rusos al presidente Erdogan impidió que éste último fuera asesinado mientras descansaba en un hotel a las afueras de Estambul. Meses más tarde, el 19 de diciembre de ese año, era asesinado el embajador ruso en Turquía Andréi Kárlov a manos de un miembro de la red terrorista FETO, protegida por la CIA y vinculada al Estado Islámico. Este cobarde asesinato se producía justo después de que la mediática ciudad siria de Alepo fuera liberada de la barbarie terrorista, con la colaboración de Turquía.

Algo muy similar, aunque bajo el formato de “Revolución de Color”, fue lo que ocurrió en Ucrania a finales de 2014 y principios de 2015, cuando el entonces presidente Viktor Yanukovic decidió rechazar las duras condiciones políticas que le imponían desde Bruselas a cambio de ingresar en la UE y de recibir el apoyo financiero de la Troika (FMI, BCE y la Comisión Europea). Por el contrario el entonces presidente ucraniano firmó un acuerdo económico, financiero y comercial con Rusia bajo unas condiciones mucho más favorables para el país. Inmediatamente después recibió como respuesta desde Washington y Bruselas un golpe de Estado ejecutado por grupos fascistas extremadamente violentos que fue retransmitido y presentado por los medios corporativos como una “revolución democrática” pro-europea: la llamada “revolución del Euromaidán“.

O también en Honduras. La noche del 28 de junio de 2009 un grupo de militares golpistas sacaron de la cama al legítimo presidente de Honduras, Manuel Zelaya, lo subieron a un avión y lo trasladaron a la base militar de EE.UU. en Palmerola, desde donde fue llevado finalmente a Costa Rica. Apenas tres meses antes del golpe, “casualmente”, el gobierno hondureño había anunciado un acuerdo con Petróleos de Venezuela (PDVSA) – en el marco de cooperación regional del ALBA – para la explotación del petróleo de Honduras, decisión que iba en detrimento de varias empresas norteamericanas y europeas, como Chevron, Exxon Mobil, Shell o incluso la hondureña Dippsa, que estaban interesadas en explotar sus recursos [1]. Se da la circunstancia, además, de que el presidente Zelaya mantenía una disputa legal con estas empresas transnacionales, a las que incluso había amenazado con “nacionalizar” si éstas no se sometían a las leyes que impulsaba el gobierno pensando en el interés general de sus ciudadanos y no en los intereses privados de las oligarquías.

[leer también: No son los Derechos Humanos, ¡es el petróleo, estúpido!]

En Egipto también asistimos a este fenómeno desde la llegada al poder en 2013 de Abdelfatah al Sisi tras derrocar a los Hermanos Musulmanes apoyados por las potencias occidentales. El cambio de rumbo geopolítico de Egipto y su acercamiento a Rusia (incluyendo las negociaciones para la instalación de bases militares rusas en la costa egipcia, el intercambio comercial bilateral utilizando sus propias monedas nacionales, un  fondo de inversión conjunta, acuerdos en materia alimentaria, militar, tecnológica…) tuvo como consecuencia un incremento de la actividad terrorista en el país árabe. Por ejemplo, el 8 de diciembre de 2016 la corporación rusa Rosatom y el gobierno egipcio anunciaron los detalles de un acuerdo para la construcción de una planta nuclear en Al Dabaa, en la costa mediterránea de Egipto. Dos días después, el 11 de diciembre de 2016, estallaba una bomba en una catedral cristiana copta en El Cairo matando a 25 personas y dejando más de 50 heridos. El Estado Islámico reivindicó posteriormente el atentado. Días antes de producirse este atentado, además, el presidente egipcio había reafirmado su apoyo a la integridad territorial de Siria y a su gobierno en su lucha contra el terrorismo yihadista.

Más recientemente, el pasado 7 de junio de 2017, la República Islámica de Irán sufría dos ataques terroristas el mismo día, uno contra el Parlamento iraní (15 días después de celebrar las elecciones presidenciales) y otro contra el mausoleo del Ayatolá Khomeini que causaron 17 muertos y más de 40 heridos. Estos atentados se producían sólo dos semanas después de que Donald Trump viajara a Riad para llamar a sus “aliados” a la creación de una coalición militar suní en contra de Irán (la mal llamada “OTAN árabe”), país al que calificó como el principal patrocinador del terrorismo del mundo. Anteriormente el ministro de Defensa saudí, Mohamed Ben Salman, amenazó abiertamente con llevar el terror a suelo iraní: “Nosotros no esperaremos a que la batalla se dé en Arabia Saudí; en lugar de eso, trabajaremos para que la batalla se dé sobre ellos, en Irán” (Sputnik Mundo, 5/5/2017). Y sólo un día antes de los atentados, el ministro de Exteriores saudí Abdel al Jubeir sentenció públicamente a Teherán a través de su cuenta en Twitter: “Irán debe ser castigado por su apoyo al terrorismo” (RT, 7/7/2017). Era la primera vez que el obediente Estado Islámico cometía un atentado terrorista dentro de Irán.

En los casos concretos de Libia y Siria no se trataba de dar un “escarmiento” a sus dirigentes sino de eliminarlos físicamente y destruir las infraestructuras de estos países para convertirlos en “Estados fallidos” fácilmente dominables. Para ello múltiples grupos terroristas fueron coordinados para invadir estos países y reconvertidos en verdaderos ejércitos de mercenarios al servicio de la OTAN y las grandes corporaciones occidentales.

En el año 2009 Muamar Gadafi propuso, como presidente de la Unión Africana, la creación de una moneda panafricana respaldada por el oro libio y abandonar el dólar para la venta del petróleo y el gas africano. Muchos países, entre ellos Túnez y Egipto, respaldaron esta iniciativa que trataba de alcanzar la unidad política, la independencia económica y la soberanía de los Estados africanos. Además de Estados Unidos, si este gran proyecto impulsado por Gadafi se hubiese puesto en marcha, Francia sería una de las más perjudicadas al perder su dominio monetario (franco CFA), comercial y económico-financiero en el “África francófona”, lo cual explica la implicación directa de Francia (y en particular de Nicolas Sarkozy)  en la organización de la destrucción de Libia, planificada junto a EE.UU. y Reino Unido mucho antes de iniciarse la guerra de invasión contra el país más desarrollado de África por aquel entonces. Sarkozy llegó a calificar a Libia como una “amenaza para la estabilidad financiera del mundo” [2].

Es necesario recordar en este punto que anteriormente Sadam Hussein – el otrora “aliado” de EE.UU. contra Irán – ya había comenzado a vender el petróleo iraquí en Euros en lugar de Dólares (noviembre del año 2.000). Esto desencadenó la posterior invasión y destrucción de Irak en el año 2003. Estados Unidos temía que el resto de miembros de la OPEP siguieran el mismo ejemplo de Irak ante la caída del Dólar frente al Euro, lo que hubiese provocado el colapso definitivo de la economía estadounidense (basada en el “petrodólar”) y el fin de su hegemonía global [3].

De nuevo en el año 2009, en Siria el presidente Bashar al Assad rechazó una propuesta de Catar para construir un gasoducto que permitiera llevar su gas a través de Arabia Saudí, Jordania, Siria y Turquía hasta Europa, en detrimento de Rusia que es su principal suministrador. De esta manera, además, EE.UU. podría asegurarse de que esas reservas y operaciones comerciales se siguieran denominando en Dólares, manteniendo así la hegemonía monetaria y financiera mundial que permite que su economía siga a flote. Por si fuera poco, en paralelo a este rechazo a la propuesta catarí (saudí y occidental), el presidente sirio llegó a un acuerdo con Irán, Irak y Líbano para construir un “oleoducto islámico” que podría convertir a Irán en “el principal proveedor del mercado energético europeo”, lo que chocaba frontalmente con los intereses de EE.UU. y sus aliados en la región, principalmente de Arabia Saudí, Catar e Israel.

[leer también: Daraa, el origen censurado de la guerra terrorista contra Siria]

Poco después, como ya sabemos, surgieron “espontáneamente” las “Primaveras Árabes” que afectaron “casualmente” a estos gobiernos díscolos cuya agenda se desvinculaba peligrosamente de los intereses occidentales.

Pero incluso detrás de la reciente crisis en Oriente Medio tras el “bloqueo” de Estados Unidos (que sigue vendiendo armas y firmando acuerdos para “combatir el terrorismo” con Doha), Arabia Saudí y otros Estados árabes en contra de Catar, se esconden unas motivaciones similares a las anteriormente señaladas, aunque los medios corporativos se están encargando de distraernos y manipularnos. Catar está vendiendo su gas en otras divisas distintas al dólar, principalmente a China que importa de Catar un 20% del gas que consume utilizando como moneda de pago el Yuan (Renminbi). En abril de 2015 China abrió en Doha un “centro de distribución e intercambio de renminbi” que pretende ser el centro financiero para la expansión del Yuan en Oriente Medio. Desde la pasada primavera el régimen catarí está estudiando junto a Irán la construcción de un gasoducto conjunto que pasaría por Siria y Turquía dirigido a abastecer al mercado europeo con el gas procedente del gigantesco yacimiento que comparten ambos países: South Pars-North Dome. También estudian la posibilidad de llevar este gas al mercado asiático a través de la India (la 4ª potencia económica mundial, 1ª potencia demográfica, potencia nuclear, miembro de los BRICS y de la Organización de Cooperación de Shanghai, nada menos). En diciembre de 2016 Catar compró (junto a la firma suiza Glencore) un 20% de las acciones de la petrolera estatal rusa Rosneft.

Los vínculos económicos entre Rusia, Irán, Catar y Turquía nos ayudan a comprender mejor los acuerdos políticos alcanzados en Siria entre estos países. Pero estos “pequeños detalles” no son tenidos en cuenta por los medios corporativos occidentales a la hora de explicarnos lo que ocurre con Catar y la “crisis” en Oriente Medio.

Es decir, Catar maneja una agenda política propia cuyos intereses chocan frontalmente con los de EE.UU., Arabia Saudí y el régimen sionista de Israel.

¿Tiene entonces algo que ver el bloqueo a Catar con la “lucha contra el terrorismo” por parte de Estados Unidos y sus “aliados” en la región? Más bien es una guerra geoeconómica para tratar de mantener su hegemonía mundial [4].

Reorganización del terrorismo yihadista ante el fin de la hegemonía estadounidense

Además de los ya conocidos escenarios donde actúan los yihadistas de la OTAN, en la actualidad aparecen en escena nuevos puntos calientes donde los grupos terroristas surgen como por arte de magia o reaparecen “células durmientes” que despiertan ante la voz de sus amos. No es por casualidad, lógicamente.

Una vez asumida por parte de Donald Trump la derrota terrorista en Siria e Irak y asumido el carácter multipolar del Nuevo Orden Mundial, tal y como se evidenció en la reciente Cumbre del G-20 en Hamburgo [5], el imperialismo norteamericano redirige ahora a sus mercenarios salafistas hacia las fronteras de sus máximos enemigos geoestratégicos Rusia y China con el fin de cortar el paso de la Nueva Ruta de la Seda y la imparable asociación Eurasiática liderada por ambas potencias.

[leer también: Escalada militar y expansión del yihadismo contra Rusia y China]

Por ejemplo, en Afganistán se lanzó “la madre de todas las bombas” después de que Washington alertase sobre la creciente presencia del Estado Islámico en el país, motivo por el cual anunció el envío de más tropas y más armas al país. Sin embargo las élites estadounidenses no se sienten obligadas a explicar cómo ha sido posible este incremento del terrorismo yihadista en un país que están vigilando y ocupando militarmente desde hace 16 años. Sólo veo dos posibles respuestas: o bien las agencias de inteligencia estadounidenses y las élites militares y políticas reconocen que son unos absolutos incompetentes a la hora de “luchar contra el terrorismo” y garantizar la seguridad de los países donde intervienen; o bien están reconociendo implícitamente que su “guerra global contra el terrorismo” es un fraude y que son ellos mismos quienes permiten, fomentan y dirigen la expansión y actividad de los terroristas en el mundo. Llevan 16 años “reconstruyendo un país” que cada día está más destrozado. Y ahora pretenden volver a invadirlo con miles de soldados y de mercenarios a sueldo (“contratistas privados“).

Indonesia, el país con la población musulmana más grande del mundo, también sufre actualmente la inestabilidad política y la actividad terrorista alentada desde el exterior [6]. Arabia Saudí es el principal patrocinador de algunos grupos yihadistas que actúan en este país, como el “Frente de Defensores Islámicos”. El régimen saudí además financia más de 100 centros de estudios y universidades (como LIPIA, situada en la capital Yakarta) y ha construido 150 mezquitas en Indonesia desde donde difunde su ideología: el  wahabismo. Hay que destacar que Indonesia, además de los acuerdos que mantiene con Rusia en el plano militar, forma parte de la Asociación Económica Regional Integral (RCEP, por sus siglas en inglés) liderada por China, un gigantesco tratado comercial asiático del que está excluido Estados Unidos y que absorbió a los miembros de la ASEAN, además de otras potencias como Japón, India y Corea del Sur, y ha sepultado definitivamente el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) que pretendía liderar Washington frente a Pekín para extender su influencia por el Pacífico.

En Malasia también se está incrementando la actividad terrorista a medida que los yihadistas locales que viajaron a Siria e Irak desde 2011 regresan a sus países de origen una vez derrotados por Rusia y el “Eje de la Resistencia” en Oriente Medio. Su guerra ahora está en el sudeste asiático, hacia donde están señalando sus patrocinadores que tienen a China y su Nueva Ruta de la Seda en el punto de mira.

Aunque quizás el país donde ésta utilización geopolítica del terror se evidencia con más claridad y descaro sea en estos momentos Filipinas. El radical giro estratégico de Rodrigo Duterte hacia China y Rusia y la dureza de su discurso en contra de la intervención de EE.UU. en Filipinas ha tenido como consecuencia directa la invasión del país por parte del Estado Islámico y sus filiales locales. Nadie podía dudar de que presidente filipino (cuyas polémicas políticas cuentan con un gran apoyo popular después de un año en el cargo, algo que reconocen hasta sus enemigos) estaba el primero en la lista para un “cambio de régimen” en Filipinas al estilo de Ucrania, Siria o Libia. Los “rebeldes” de la OTAN se han puesto en marcha para llevar la “democracia” a Filipinas. ¿Tendrán los grandes medios corporativos la desfachatez de llamarlo algún día “primaveras asiáticas”?

En paralelo a estos hechos, en los Balcanes los funcionarios de Bruselas y Washington se preparan para aceptar la posible creación de la “Gran Albania” (que abarcaría zonas de Albania, Kosovo, Serbia, Montenegro, Macedonia o incluso Grecia), dando una vuelta de tuerca más al escarnio que cometieron con la destrucción de Yugoslavia. Desde Ucrania la OTAN anuncia el envío de más armas para el régimen neonazi de Poroshenko. En Asia Central y la región del Cáucaso, según pronostican algunos analistas, debemos esperar también un incremento de la actividad terrorista en lugares como Chechenia o Tayikistán. También en la región de Xinjiang (noreste de China); así como un empeoramiento de los conflictos en Libia o Yemen, donde la OTAN y sus regímenes aliados también están perdiendo la guerra o ven peligrar sus intereses. O que se alimente el viejo conflicto en Baluchistán en la frontera entre India y Pakistán [7]. Por cierto que ambas potencias nucleares (India y Pakistán) ya son recientes miembros de la gigantesca Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), lo cual abre nuevas expectativas sobre la solución de su conflicto territorial bajo el liderazgo de Rusia y China. Además se espera también que Irán ingrese próximamente en la OCS, mientras que países tan importantes desde el punto de vista geoestratégico como Afganistán o Turquía ya han solicitado su ingreso.

En resumen: la presencia del terrorismo yihadista en aquellos lugares estratégicos del planeta donde se está desarrollando  una guerra multidimensional por la hegemonía global de las próximas décadas es un hecho más que evidente. Este hecho no es casual, como tampoco lo fue su desplazamiento hacia Oriente Medio y norte de África en 2011 durante las llamadas “primaveras árabes“. El yihadismo se está extendiendo de forma premeditada hacia Asia Central y el sudeste asiático sencillamente porque el centro de gravedad de la economía mundial se desplaza imparable hacia Asia.

Las potencias occidentales (representantes del capital financiero anglosajón, fundamentalmente) que se oponen a este histórico cambio de paradigma global están movilizando todos los medios y recursos a su alcance para tratar de evitar lo inevitable: la consolidación de un “nuevo orden mundial multipolar”.

La utilización de grupos terroristas (yihadistas o de otra ideología) y mercenarios es una de esas herramientas de desestabilización que utilizan estas potencias (con Estados Unidos a la cabeza) para alcanzar sus objetivos. Lo vienen haciendo desde al menos los tiempos de la “Operación Ciclón” (puesta en marcha por Zbigniew Brzezinski en Afganistán y Pakistán en 1979 en contra de la Unión Soviética), pasando por el apoyo a “la Contra” en Nicaragua, la puesta en marcha de la “Operación Gladio” en Europa… y hasta nuestros días con la mutación de Al-Qaeda en el llamado “Estado Islámico” en Oriente Medio.

Y los “periodistas” de los medios corporativos occidentales (que son propiedad de ese mismo poder financiero-económico occidental que patrocina el terrorismo) nos quieren hacer creer, fomentando la desinformación y la ignorancia colectiva, que todos estos acontecimientos que presenciamos son fruto de la casualidad y no están relaciones entre sí. Todos estos mercenarios de la (des)información en Occidente están en la misma trinchera que los terroristas: ellos están ejerciendo la Yihad Mediática.

 

REFERENCIAS – NOTAS

[1] Alguien consiguió petróleo tras caer Zelaya,- un detallado artículo de Julio Escoto (Agencia Latinoamericana de Información ALAI, 15/6/2010)

[2] Hillary Emails, Gold Dinars and Arab Springs,- un análisis del escritor y experto en geoestrategia y F. William Engdahl (New Eastern Outlook, 17/3/2016) https://journal-neo.org/2016/03/17/hillary-emails-gold-dinars-and-arab-springs/

[3] The Real Reasons for the Upcoming War With Iraq: A Macroeconomic and Geostrategic Analysis of the Unspoken Truth,- un detallado informe de William Clark (Global Research, 17/2/2003) http://www.globalresearch.ca/articles/CLA302A.html

[4] The Qatar Blockade, the Petro-Yuan, and the Coming War on Iran,- un artículo del periodista y analista internacional Dan Glazebrook (Counterpunch, 16/6/2017)

[5] G-20 de Hamburgo: fin del “orden neoliberal global” por el G-3 (EU/Rusia/China),- análisis del experto en geopolítica Alfredo Jalife-Rahme (La Jornada, 9/7/2017) http://www.jornada.unam.mx/2017/07/09/opinion/014o1pol?partner=rss

[6] Saudi Arabia is destabilizing the world,- artículo de Stephen Kinzer (The Boston Globe, 11/6/2017) https://www.bostonglobe.com/opinion/2017/06/10/saudi-arabia-destabilizing-world/ivMeb7TWGk1fQaVjZWWKGP/story.html

[7] ISIS “Coincidentally” Appears Along China’s One Belt, One Road,- artículo del analista internacional e investigador afincado en Bangkok Tony Cartalucci (Land Destroyer, 1/7/2017) http://landdestroyer.blogspot.com.es/2017/07/isis-coincidentally-appears-along.html

Eurasia, Euráfrica y la Nueva Ruta de la Seda Latinoamericana

Estados Unidos nunca dejó de intervenir en América Latina desde que se presentara la Doctrina Monroe en 1823 bajo la máxima “América para los americanos” (es decir, para los estadounidenses). Pero la realidad geopolítica del momento obliga al imperialismo norteamericano a incrementar su injerencia en el sur del continente para tratar de dominar sus recursos naturales y controlar los mercados de la región frente a la imparable influencia del proyecto euroasiático encabezado por el tándem geoestratégico China-Rusia.

Algunos hechos evidencian que en Latinoamérica también se desarrolla un nuevo frente de lucha por la hegemonía global entre las viejas potencias occidentales y el nuevo bloque euroasiático (Eurasia), cuyo epicentro geográfico y simbólico podríamos colocar en Siria principalmente. La guerra contra Siria evidenció que Estados Unidos ya no tiene capacidad de imponer su voluntad por la fuerza de forma unilateral.

Es en este contexto de lucha intercapitalista y de reconfiguración del tablero geopolítico a nivel global, caracterizado por el fin de la hegemonía estadounidense y el inicio de un nuevo orden mundial multipolar, donde debemos enmarcar noticias como la futura instalación de una nueva “base militar multinacional” y las maniobras militares anunciadas por EE.UU. y la OTAN para finales de año entre las fronteras compartidas de Brasil, Colombia y Perú [1].

En esa misma zona, el pasado 28 de diciembre de 2016 todavía bajo el mandato de Barack Obama, el Comando Sur de EE.UU. firmaba un acuerdo con el Departamento de Amazonas de Perú para la instalación de una base militar disfrazada como “Centro de Operaciones de Emergencia Regional” (COER), que se suma a los otros seis “centros de operaciones” similares que se reparten estratégicamente por diversos lugares de Perú [2].

Si en Oriente Medio la excusa es la “lucha contra el terrorismo”, en Latinoamérica la injerencia militar imperialista se justifica bajo el manto propagandístico de la “ayuda humanitaria” o la “lucha contra el narcotráfico”. Los intereses ocultos, obviamente, son otros.

Desestabilizar a Venezuela, fracturar la integración regional y frenar la Nueva Ruta de la Seda en Latinoamérica

Venezuela sigue en el punto de mira de EE.UU., que sigue financiando el golpe suave que se está ejecutando contra el gobierno de Maduro y continúa ampliando las sanciones contra ese país en el marco de una guerra económica más amplia. Pero no sólo se trata de robar el petróleo venezolano (las mayores reservas probadas del planeta), o de derrocar a un gobierno antagónico desde el punto de vista ideológico, sino que Venezuela ejerce ahora más que nunca – tras el regreso al poder de la derecha neoliberal en Argentina y en Brasil – como la locomotora política de la integración latinoamericana y caribeña que en los últimos 10-15 años alcanzaron un nivel de soberanía e independencia respecto a Washington que no tiene precedentes y que permitió a estos países un gran nivel de desarrollo.

La caída de Venezuela supondría el inicio del fin de este proceso y de las instituciones creadas a partir de esa posición de soberanía regional surgida en los últimos años, como Unasur, CELAC, Alba, Mercosur, Petrocaribe, etc. Países de la órbita venezolana como Ecuador, Bolivia, Cuba o Nicaragua quedarían más aisladas y debilitadas tras la caída de la Revolución Bolivariana. Precisamente fue ésta posición de soberanía e independencia reflejadas en la creación de estos organismos regionales durante los últimos 10-15 años que ahora se pretenden demoler, lo que ha permitido a sus países miembros llegar libremente a acuerdos comerciales, económicos o financieros con potencias como China y Rusia, que ofrecen unas condiciones mucho más ventajosas para la región que las impuestas por la fuerza bajo el Consenso de Washington, incrementando de esta manera su influencia en todo el continente.

China ya era en 2015 el primer socio comercial de Brasil (la 6ª economía mundial por PIB y miembro de los BRICS), Perú, Chile, Venezuela o Argentina, y el segundo socio comercial de México (la 2ª economía por PIB de América Latina). Las inversiones chinas y su influencia política, comercial, económica y financiera en Latinoamérica no ha hecho más que multiplicarse desde entonces, lo que ha hecho saltar las alarmas de sus enemigos estadounidenses que se consideran dueños legítimos “por la gracia de Dios” de los recursos de todo el continente (y del resto del planeta, podríamos decir).

América Latina es el más reciente compañero de negocios de China. Los bancos chinos aumentaron las inversiones en América Latina en 71% el año pasado, y el país tiene previsto duplicar su volumen de comercio con la región de Centro y Sudamérica en la próxima década. Esto se produce a medida que el poder de Estados Unidos en América Latina está empezando a erosionarse. El efectivo estadounidense de hecho está huyendo de la región a medida que los inversores ven mejores ofertas en sus propios países o en otros lugares. (…)

“Lo que estamos viendo no es simplemente un juego económico. Es un juego económico que también tiene un trasfondo político y estratégico”, dice Ilan Berman, vicepresidente del American Foreign Policy Council en Washington. [América Latina, manzana de la discordia entre China y EU,- CNN, 5/3/2015]

Teniendo en cuenta estos factores, podemos afirmar que las “inéditas” maniobras militares anunciadas por Washington en la “triple frontera” de la región de Amazonas próximamente, no van dirigidas única y directamente contra Venezuela, puesto que en realidad ya existen en Colombia siete bases militares estadounidenses apuntando contra Caracas, además de las bases existentes también en Guyana y Surinam, o las bases aéreas de Aruba y Curazao, que en conjunto cercan militarmente a Venezuela por los cuatro costados [3]. Es decir, que Venezuela ya está cercada militarmente desde hace bastante tiempo.

La pregunta pertinente que debemos hacernos ante el actual escenario, es si una Venezuela sin el apoyo firme de una potencia como Rusia y los países y organismos regionales – incluido el apoyo militar – puede resistir la envestida de EE.UU-OTAN. En 2011 Libia estaba sola, y Gadafi fue asesinado públicamente y el próspero Estado libio fue destruido en apenas unos meses. Siria tiene el apoyo del “Eje de la Resistencia” y de Rusia, y está ganando la guerra al terrorismo patrocinado por la OTAN-CCG después de 6 años de lucha. La respuesta parece evidente. En Venezuela este debate ya está sobre la mesa.

(…) la única forma de resistir a la embestida imperialista y a sus lacayos de la región es como lo hizo Siria. El gobierno venezolano debe integrar a Rusia y a otros países aliados en una ecuación que podemos denominar: Muralla de Defensa Antimperialista. Si EE.UU. cuenta con varias bases militares en Colombia (…) también Rusia debería ser convencida de estar presente en Venezuela bajo una figura que no necesariamente signifique una base militar perenne (…). ¿Estaría interesada Rusia en apoyar a Venezuela? ¿Cuál sería el costo político y económico que implicaría para la defensa del país? [4]

Por otro lado, Rusia y China han concedido varios préstamos a Venezuela que han sido avalados con el propio petróleo venezolano, incluso con acciones de la filial de PDVSA en Estados Unidos (Citgo Petroleum), lo cual preocupa mucho a Washington, puesto que si el gobierno venezolano no cumple con sus obligaciones crediticias Rusia podría apropiarse de esas empresas petroleras que operan en 19 Estados de Estados Unidos. Tanto China como Rusia mantienen importantes acuerdos estratégicos con Venezuela también en materia de energía, de infraestructuras, finanzas, agricultura, en el plano militar, de la automoción, etc. Sus intereses tanto económicos como geopolíticos son muy grandes en Venezuela y Sudamérica [5]. ¿Hasta qué punto están dispuestos a defenderlos?

Por lo tanto, éstas nuevas maniobras militares que se anuncian y la escalada belicista del Imperio en América Latina responden a una visión geopolítica más amplia que pretende cortar de raíz los proyectos y las inversiones de China y Rusia en estos países y frenar su influencia en toda la región.

Por ejemplo, el gran Ferrocarril Transoceánico

Brasil y Perú (junto a Bolivia, Venezuela y Chile) son miembros del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura fundado por China en 2014 (en detrimento del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial dominados por el capital financiero estadounidense). Bajo este paraguas financiero, China está construyendo un gigantesco “ferrocarril transoceánico” que unirá los océanos Pacífico y Atlántico a través de estos dos países, a los que finalmente también se unirá Bolivia por cuyo suelo, aunque originalmente no estaba previsto así, también pasará el Ferrocarril Transoceánico [6].

Este megaproyecto, que conectará la ciudad brasileña de Sao Paulo con el puerto costero peruano de Ilo, es una extensión del plan estratégico global de China conocido como la Nueva Ruta de la Seda, y con él se reducirá enormemente el tiempo y los costos del trasporte de petróleo, minerales y todo tipo de materias primas y mercancías entre China y Sudamérica. Además está previsto que esa red ferroviaria central transoceánica (Brasil-Bolivia-Perú) se extienda hacia el sur con la construcción de ramificaciones que a su vez la conectarían con países como Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Además no hay que olvidar que desde finales de 2014 China construye el Gran Canal de Nicaragua [7] que conectará también más al norte los océanos Pacífico y Atlántico (el equivalente marítimo del Ferrocarril Transoceánico) y que superará al obsoleto Canal de Panamá controlado históricamente por Estados Unidos. Todo esto y otras muchas inversiones e infraestructuras de origen “euroasiático”, lógicamente, no son del agrado del imperialismo estadounidense.

¿Alguien puede pensar que es mera casualidad el lugar elegido (entre Brasil (BRICS) y Perú principalmente) para realizar las futuras maniobras de la OTAN y sus títeres regionales? ¿Alguien puede creerse que sus intenciones reales son las de luchar contra las mafias relacionadas con el narcotráfico o “combatir la delincuencia transfronteriza”? ¿Cuánto tiempo tardaremos en asistir a una extensión de la “revolución de color” venezolana contra Evo Morales en Bolivia, Lenín Moreno en Ecuador o Daniel Ortega en Nicaragua?

Euráfrica, el nuevo proyecto imperialista de Alemania frente a Eurasia

Nadie puede negar ya a estas alturas que atravesamos de forma irreversible un periodo histórico de transición entre el “viejo Orden Mundial” dominado integralmente por Estados Unidos y las potencias europeas (Occidente) desde la Segunda Guerra Mundial, y un Nuevo Orden Mundial donde el eje de poder global se ha desplazado hacia Asia bajo el liderazgo de China y Rusia (Eurasia). La reciente cumbre celebrada en Pekín el pasado 14 y 15 de mayo sobre la Nueva Ruta de la Seda no dejó lugar a dudas sobre esta nueva realidad geopolítica global [8]. La llamada “crisis económica” de 2008 supuso un punto de inflexión en la decadencia occidental y el despegue definitivo del tándem estratégico Moscú-Pekín y del resto de potencias medias y países agrupados en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

En realidad, estamos asistiendo a una guerra híbrida entre las principales potencias del mundo por el dominio de las regiones estratégicas del planeta. Al no poder intimidarlos o eliminarlos militarmente, como se ha demostrado en Ucrania y Siria o más recientemente en la península de Corea, Occidente da por hecho que tendrá que compartir el poder global con sus enemigos euroasiáticos (aunque esto nunca se reconozca y trate de ocultarse al público occidental). El proyecto de integración de Eurasia bajo el liderazgo chino-ruso parece inquebrantable y avanza de forma imparable.

[Leer también: Eurasian Economic Transformation Goes Forward,- un análisis de F. William Engdhal (23/5/2017]

De ahí que Estados Unidos tenga prisa por recuperar su dominio estratégico en aquellos lugares donde ha perdido terreno – como Sudamérica (su “patio trasero”) – y que Donald Trump se haya lanzado a fortalecer su relación militar con Arabia Saudí con un acuerdo armamentístico sin precedentes y haya llamado a la creación de la mal llamada “OTAN árabe” (en realidad no es “árabe” sino sunní-wahabita; y además algunos países aludidos han mostrado su desacuerdo con la propuesta). Esta “OTAN sunní” (que paradójicamente incluye al régimen sionista de Israel) está dirigida contra Irán, lo que significa a su vez en contra de Rusia, tratando de eliminar al Eje de la Resistencia antimperialista y de dominar Oriente Medio para evitar que esta rica región se integre en Eurasia (su lugar natural desde un punto de vista geográfico).

Pero en esta guerra geoestratégica global parece que Alemania y las élites globalistas europeas tienen su propia agenda:

En noviembre de 2016 el entonces ministro de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, Gerd Mueller, habló de la necesidad de “diseñar un Plan Marshall para África con el fin de generar las condiciones económicas que permitan frenar el flujo migratorio hacia Europa”. (Europa Press, 11/11/2016).

Ya en marzo de este año el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, presentó ante sus homólogos y los directores de los bancos centrales del G-20 los ejes de esta propuesta alemana y pedía “involucrar a los países ricos en el desarrollo económico de África como vía indirecta de reducción del flujo migratorio, la defensa de la libertad de comercio y estabilizar la economía de la zona euro”. (ABC, 8/3/2017).

En mayo de 2017 el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, se reunió en Estrasburgo con el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat. Tajani afirmó entonces: “África es una prioridad para la Unión Europea. (…). Debemos invertir más en África y emprender una verdadera diplomacia económica, en un esfuerzo para crear crecimiento y empleo. África es un continente de oportunidades y y creo que va a ser el continente del futuro”. (web oficial de la Presidencia del Parlamento Europeo, 16/5/2017)

En resumen, una Europa dominada por Alemania y estancada en una crisis económico-financiera permanente desde 2008 tiene sus ojos puestos en África. Sus objetivos, más allá de la propaganda político-mediática y los discursos “humanitarios”, es dominar los mercados y los recursos naturales del continente africano a través de un proyecto de “neocolonización occidental” que, a pesar de presentarse como un “rescate” altruista desde el próspero Norte hacia el Sur, sólo endeudará aún más si cabe a los países africanos y les impedirá desarrollar su propia soberanía nacional.

Pero la Unión Europea llega muy tarde y además no tiene dinero. China ya desarrolla desde hace tiempo su “Plan Marshall” particular en África [9]. China tiene dinero, capacidad para desarrollar infraestructuras, ofrece préstamos sin intereses en muchas ocasiones, y a cambio no impone ningún modelo político a sus socios ni les exige “políticas de ajuste”, como ocurre en el caso de las potencias occidentales (a través del FMI o el Banco Mundial). China es el principal competidor de las élites económicas y políticas europeas. Su influencia en África es tan grande que China, entre otras cosas, es la responsable del 60% de los empleos que se crean en todo el continente.

Otro gran problema para las élites económicas y políticas europeas, es que Estados Unidos también tiene sus ojos puestos en África. El AFRICOM, el Mando Militar de EE.UU. para África, se creó en 2007 con la intención no sólo de expoliar sus grandes recursos naturales sino para frenar la expansión de China en el continente africano, como reconoció el Departamento de Estado de entonces y el propio Pentágono.

En 2007, J. Peter Pham, asesor del Departamento de Estado de EEUU, ofreció la siguiente definición del AFRICOM y los objetivos estratégicos: “la protección de acceso a los hidrocarburos y otros recursos estratégicos que África tiene en abundancia, una tarea que incluye la garantía contra la vulnerabilidad de las riquezas naturales y asegurar que no hay otros terceros interesados, tales como China, India, Japón, o Rusia, o que obtengan monopolios o trato preferencial”. Además, durante una Conferencia de AFRICOM en el Fuerte McNair, el 18 de febrero de 2008, el vicealmirante Robert T. Moeller, declaró abiertamente que el principio rector de AFRICOM es proteger “el libre flujo de los recursos naturales de África para el mercado global”, antes de citar la presencia cada vez mayor de China como un gran desafío para los intereses estadounidenses en la región. [10]

Pero no es el único obstáculo que se encontrarán en el continente africano los altruistas ideólogos del “Plan Marshall” europeo. Debemos escuchar qué tienen que decir al respecto los propios pueblos afectados, cansados de sufrir durante décadas la explotación de sus recursos por parte de las grandes corporaciones occidentales mientras sus gentes se hunden en la miseria. Recordemos que a Muamar Gadafi lo asesinaron – entre otras cosas – por encabezar un proyecto de integración y soberanía regional independiente de los intereses de las potencias occidentales. Por eso le asesinaron. Pero esos sentimientos y movimientos panafricanos siguen vivos en la actualidad y siguen trabajando por alcanzar una verdadera soberanía que permita su desarrollo.

El Franco de la Cooperación Financiera Africana (CFA), que se utiliza en 15 países de África Occidental y Central, atraviesa una zona de turbulencias. Tanto dentro como fuera del continente se ha formado un gran movimiento contra el CFA. Su misión es clara: “liberar a los estados africanos del yugo del franco CFA”. (…). Después de haber esperado en vano que la palabra dando la orden de salida del franco CFA viniera de Jefes de Estados, las organizaciones de la sociedad civil han tomado el toro por los cuernos y fijan el 2017 bajo el signo de la liquidación de este “avatar del colonialismo”. [11]

¿De dónde van a sacar unos países europeos en continuo retroceso el dinero para un “Plan Marshall africano” que compita con la Nueva Ruta de la Seda global de China (Eurasia)?

Al no tener nada atractivo que ofrecerle a África, los imperialistas europeos recurren a la fuerza para intentar imponer sus intereses a los pueblos, como han hecho siempre. Recientemente conocimos que el gobierno de Alemania estaba desarrollando discretamente un “ejército europeo” paralelo a la OTAN. La estrategia de Alemania consiste en absorber a los ejércitos de algunos países más pequeños creando “una red de mini-ejércitos europeos”, o como se define también en un artículo publicado en Foreign Policy “compartir sus recursos a cambio de la utilización de sus tropas”. De momento Rumanía, República Checa y Holanda ya están bajo la órbita militar de Alemania.

El domingo 28 de mayo, justo después de evidenciarse la ruptura occidental en la Cumbre de la OTAN, la Unión Europea y el G-7 celebrada en Sicilia [12], la presidenta alemana Ángela Merkel durante un acto electoral en Múnich envió un mensaje al mundo que anuncia un cambio geopolítico muy claro:

“Estados Unidos y Reino Unido ya no son socios fiables” (…)  “Los tiempos en los que podíamos depender completamente de otros han pasado” (…) “Nosotros, los europeos, tenemos que tener nuestro destino en nuestras propias manos” [Agencia France Press, 28/5/2017]

De esta forma se confirma la guerra comercial y monetaria que Donald Trump pretende librar contra el Euro y la Unión Europea – principalmente contra Alemania – con quien Estados Unidos mantiene un gigantesco déficit comercial (el mayor después de China) y cuya reversión supone una de las obsesiones de Trump respecto a su política geoeconómica.

No sabemos todavía lo que hará al respecto el nuevo presidente francés Emmanuel Macron – el “candidato” de las élites globalistas – que se dispone a recibir a Vladimir Putin en Versalles, aunque podemos imaginarlo. Recordemos que Francia, tras la salida del Reino Unido, es la única potencia nuclear de la Unión Europea. Por si acaso, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, pronunció estas esclarecedoras palabras el pasado mes de marzo, durante las celebraciones por el 60 aniversario de la firma de los Tratados de Roma, que le indican el camino a seguir a los gobiernos neoliberales europeos:

Ningún Estado europeo tiene fuerza por sí solo para negociar con los Estados Unidos, China, Rusia o la India. Solamente juntos podremos ejercer realmente nuestra soberanía. 

Hemos de seguir fomentando mercados más abiertos, poniendo fin a la competencia desleal. Al igual que nuestro mercado interno, el mundial ha de garantizar la libertad dentro de las normas, no convertirse en una jungla. 

Hoy, en esta sala, también debemos volver a poner en marcha el gran proyecto de una defensa común. Es la mejor manera de rendir un homenaje concreto a nuestros padres fundadores.

Se están configurando tres alianzas o bloques geoestratégicas muy claros que luchan por la hegemonía mundial:

El eje atlantista EE.UU-Reino Unido (“una sola América”); la vieja Europa de Alemania-Francia (a la conquista de “Euráfrica”); y las potencias “emergentes” lideradas por China-Rusia (Eurasia), que ya no son “emergentes” sino que ya están liderando el mundo. Todas estas potencias y los países que orbitan a su alrededor mantienen una guerra híbrida por el poder que se desarrolla en diferentes planos y escenarios (el geográfico, el institucional, el monetario, el financiero, el militar, el mediático…).

Está claro que el nuevo Orden Mundial para las próximas décadas tendrá un carácter multipolar. Queda por dirimir qué cuota de poder obtendrán los intervinientes en esta guerra multidimensional y sobre qué valores o principios se asentará el nuevo paradigma que se imponga. América Latina, África, Oriente Medio, el Ártico…. el mundo entero está en disputa. Y los medios corporativos occidentales no quieren que lo veamos.

REFERENCIAS – NOTAS

[1] Los ejercicios militares “inéditos” que tendrán lugar en la triple frontera entre Brasil, Colombia y Perú con la participación de Estados Unidos,- información de Ricardo Senra para BBC Brasil (BBC Mundo, 6/5/2017) http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39826017?ocid=socialflow_twitter

[2]  Sudamérica bajo amenaza: EE.UU. instalará una nueva base militar en Perú,- artículo del economista y analista mexicano Ariel Noyola Rodríguez (Global Research, 9/1/2017) http://www.globalresearch.ca/sudamerica-bajo-amenaza-ee-uu-instalara-una-nueva-base-militar-en-peru/5567328

[3] Esta información y muchos más datos aparecen en el recomendable libro de la periodista y escritora argentina Telma Luzzani titulado Territorios Vigilados: Cómo opera la red de bases militares norteamericanas en Sudamérica (Editorial Debate, 2012)

[4] La hipotética guerra civil en Venezuela y la ecuación Rusia,- artículo del analista político Basem Tajeldine (23/5/2017)

[5] The Strategy Behind Washington,s Destabilization of Venezuela,- análisis geopolítico de Eric Draitser (Mint Press News, 19/5/2017) http://www.mintpressnews.com/the-strategy-behind-washingtons-destabilization-of-venezuela/227967/

[6] América del Sur en el emergente orden mundial multipolar,- análisis de Andrew Korybko (Geopolítica.ru, 26/4/2017) https://www.geopolitica.ru/es/article/america-del-sur-en-el-emergente-orden-mundial-multipolar

[7] Gran Canal de Nicaragua: la bomba geoestratégica de Latinoamérica que cambiará la historia (un detallado informe preparado por María Lekant e Iván Sérbinov (RT, 4/8/2015)

[8] Cumbre de la Ruta de la Seda: último paso hacia la quiebra del dominio de EE.UU.,- artículo del periodista e investigador uruguayo Raúl Zibechi (Sputnik, 16/5/2017)

[9] La nueva transformación económica en África: el rol de China,- artículo del economista argentino Nicolás Depretis Chauvin, experto en el comercio internacional y políticas de Desarrollo (Voces en el Fénix) http://www.vocesenelfenix.com/content/la-nueva-transformaci%C3%B3n-econ%C3%B3mica-en-%C3%A1frica-el-rol-de-china

[10] USAFRICOM y la militarización del continente africano: lucha contra la penetración económica de China,- un trabajo de Nile Bowie publicado en Global Research. Traducido por María Valdés para el CEPRID (30/3/2012) http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1382

[11] Los últimos días del franco CFA,- información aportada por Olivier Ndenkop y Carlos Siélenou; traducido al español por Carles Acózar (Investig’action, 21/1/2017) http://www.investigaction.net/es/los-ultimos-dias-del-franco-cfa/

[12] Atropellos y empujones de Trump en la OTAN y el G-7,- artículo del profesor y experto en geopolítica Alfredo Jalife-Rahme (La Jornada, 28/5/2017)

 

James Comey y los vínculos de Hillary Clinton con Rusia

Más vale tarde que nunca, dice la sabiduría popular. El martes 9 de mayo Donald Trump cesó de manera fulminante al director del FBI, James Comey, que ocupaba dicho cargo desde al año 2013 y no estaba previsto que lo abandonara hasta el año 2023. Parece ser que esta decisión fue tomada siguiendo el consejo de la Fiscalía General del Estado.

James Comey había anunciado en 2016 una investigación sobre las irregularidades y delitos que cometió Hillary Clinton a través del manejo de su cuenta de correo electrónico, tal y como evidenciaron las filtraciones de WikiLeaks desveladas antes, durante y después de las elecciones presidenciales del pasado 8 de diciembre. En aquel momento, los mismos senadores demócratas y republicanos que hoy salen en defensa de Comey y critican la decisión de Trump, le acusaron entonces de saltarse la ley, de ser un “rebelde”, algunos pidieron su dimisión, le hicieron responsable de la derrota de Hillary Clinton, y otros afirmaron que habían perdido su confianza en él y que estaba perjudicando la imagen del FBI. La hipocresía y el cinismo con el que están actuando ahora saliendo en su defensa es más que evidente.

Obama critica al director del FBI: “No actuamos a partir de insinuaciones”. El presidente habla por primera vez de la carta de Comey sobre la nueva investigación a Clinton. (…). El equipo de Clinton acusa a Comey de tener un “doble estándar” (El País, 3/11/2016)

Pero James Comey no investigó a su socia Hillary Clinton. Los vínculos de James Comey con los Clinton vienen de muy lejos. En el año 2004 Comey ya ejerció de “abogado” defensor de Hillary Clinton en varios casos que la afectaban cuando éste ocupaba el cargo de Fiscal General Adjunto en el Departamento de Justicia. Posteriormente, como miembro de la junta directiva del criminal banco HSBC, cargo que dejó para ocuparse de la dirección del FBI, Comey engordó las cuentas de la Fundación Clinton a través de varias donaciones millonarias más que sospechosas.

En resumen, James Comey no es un “servidor público” ni un funcionario de carrera imparcial y riguroso con su trabajo, sino un alto ejecutivo de las grandes corporaciones que estaba utilizando su cargo en el FBI con unos fines políticos muy particulares. Es un claro caso de “puerta giratoria” entre lo público y lo privado (como todos los demás en Washington, dicho sea de paso). Desde su cargo Comey participaba activamente en la campaña de propaganda contra Rusia que buscaba – además de proteger judicialmente a sus padrinos políticos y de justificar su derrota electoral – boicotear la política exterior anunciada por Trump y sus intenciones de establecer buenas relaciones con Moscú.

Tal es su “rusofobia” que durante una comparecencia ante el Comité Judicial del Senado el pasado 4 de mayo Comey afirmó que “Rusia es la mayor amenaza para cualquier nación en la Tierra”, ni más ni menosObviamente no presentó ninguna prueba o evidencia para sostener tal aberración y todas las demás acusaciones lanzadas contra Rusia. Tal es así que más recientemente el ex-director de Inteligencia Nacional de EE.UU., James Cappler, se vio obligado a afirmar ante el Senado estadounidense que “no hay pruebas de injerencia rusa en las presidenciales”, contradiciendo lo que él mismo había dicho unos meses atrás – antes de abandonar el cargo – cuando acusó a Rusia de estar detrás de los ciberataques electorales contra el Partido Demócrata.

Todavía estamos esperando por las pruebas que ambos dijeron que aportarían ante el Senado y ante el resto del mundo. ¿A qué están esperando estos peones del imperialismo? ¿Alguien en su sano juicio puede creer que si existiera alguna prueba contra Rusia no la hubieran presentado ya ante los organismos internacionales?

En los seis meses transcurridos tras las elecciones presidenciales James Comey tuvo tiempo de investigar a Hillary Clinton, recopilar información y presentar sus conclusiones ante el Senado. Tuvo tiempo de presentar aunque fuera una sola prueba sobre la supuesta “injerencia rusa en las elecciones” que avalara sus afirmaciones. No lo hizo en ninguno de los dos casos, por razones obvias. No había ninguna voluntad de hacerlo. Su cese era obligado.

Desde los grandes medios corporativos y los partidos de la Globalización corporativa (incluidos los medios “progresistas” y la “izquierda neoliberal”) han criticado duramente el cese de Comey alegando que Donald Trump está tratando de impedir que Comey siga investigando sus “vínculos con Rusia” y la “injerencia rusa” en las elecciones que le convirtieron en presidente. De hecho Comey había solicitado a Trump “más recursos para la investigación”, según publicaba el New York Times. Pero en este punto debemos preguntarnos de qué “investigación” estamos hablando realmente. Niego la mayor:

No se puede investigar lo que no existe. Por esta razón todavía no han podido presentar ni una sola prueba sólida sobre la “injerencia rusa”. Si no lo han hecho no es porque exista un problema de falta de medios económicos o materiales, cuando Washington dispone de 17 agencias de inteligencia que en conjunto tienen un presupuesto que roza los 53.000 millones de dólares (el dato corresponde al año 2013, hoy en día es superior). Sino que se trata de una farsa política que se quiere eternizar porque forma parte de una estrategia más amplia destinada a criminalizar a una potencia en continuo ascenso a la que se quiere eliminar del tablero geopolítico global, siguiendo la “doctrina Wolfowitz” (1992). Así de sencillo.

Todo es pura propaganda de guerra, como lo es la “invasión rusa de Ucrania”, los “bombardeos rusos contra civiles en Siria”, o comparar a Vladimir Putin con el mismísimo Hitler, como hicieron Hillary Clinton y diversos medios de comunicación de forma vergonzante en varias ocasiones.

Pero además, si se trata de investigar los vínculos de las élites políticas estadounidenses con Rusia, podrían comenzar por investigar los vínculos que la propia Hillary Clinton y su jefe de campaña John Podesta mantienen con las élites rusas. Veamos algún ejemplo:

Como secretaria de Estado, Hillary Clinton, aprobó la venta de varias empresas mineras dedicadas a la extracción de uranio, principalmente la canadiense Uranium One, que fueron compradas por la Agencia Rusa para la Energía Atómica a través de la empresa Rosatom. De esta forma Rusia, la “malvada” Rusia, se ha apropiado del 20% de las reservas de uranio de EE.UU. Esto ocurrió bajo el mandato de Obama y Hillary. El propietario de Uraniun One y encargado de dirigir esta operación, estratégicamente nefasta para los intereses estadounidenses, fue el empresario Frank Giustra, amigo y socio de Bill y Hillary y miembro de la Fundación Clinton, fundación que recibe periódicamente sus jugosas “donaciones” en agradecimiento por los servicios prestados por los Clinton.

Por otro lado, el Grupo Podesta, co-propiedad del jefe de campaña de Hillary en las últimas presidenciales de 2016, John Podesta, fue contratado por los dos bancos privados más grandes de Rusia, Sberbank y VTV Capital, para que defendiera sus intereses económicos en Washington y tratara de dar marcha atrás a las sanciones aplicas por EE.UU. contra empresas y bancos rusos, dada su influencia dentro del gobierno de Obama. El banco Sberbank, en concreto, fue además el encargado de financiar la operación de compraventa de las empresas de uranio antes mencionadas, y el Grupo Podesta ejerció de intermediario entre el banco y la empresa minera Uraniun One, empresa a la que Podesta también asesoraba.

Es decir, que al mismo tiempo que Hillary Clinton y su director de campaña centraban sus ataques en la “injerencia rusa en las elecciones” y en los “vínculos de Trump con Rusia”, ambos trabajaban en favor de las empresas y bancos rusos a los que el gobierno estadounidense sancionaba, actuando en contra de los propios intereses estratégicos de su país y haciéndose ricos con todo ello. Todavía hoy en día tienen la desvergüenza de seguir con su campaña de propaganda acusando a Trump de mantener “vínculos con Rusia”. Increíble pero cierto. Si mantener “vínculos con Rusia” fuera por sí mismo un crimen imperdonable, los dirigentes “demócratas” serían los primeros en pisar la cárcel.

La cuestión es que Donald Trump, que en campaña electoral prometió juzgar o incluso “encarcelar” a Hillary Clinton si era elegido presidente, devuelve con este cese de Comey el golpe político y moral que supuso para su gobierno la forzada dimisión de Michel Flynn días después de ser nombrado Asesor de Seguridad Nacional, tras hacerse públicas unas conversaciones que Flynn mantuvo “en secreto” con varios funcionarios rusos, a pesar de que estas reuniones eran legales y legítimas y no supusieron ni mucho menos “una amenaza para seguridad nacional de EE.UU”.

Realmente este es otro capítulo más de la guerra interna entre las élites que se está desarrollando en Washington. James Comey es un funcionario del Estado Profundo al servicio de la guerra. Su cese debería ser tan sólo el primero de una larga lista de nombres que Donald Trump necesita eliminar si pretende realmente “drenar el pantano” e implementar su propia agenda política exterior, tal y como prometió en campaña, a pesar de sus peligrosas contradicciones.

Terrorismo callejero en Venezuela

La oposición en Venezuela, lejos de sufrir los rigores de una “dictadura comunista” que los asfixia políticamente, se encuentra en una situación privilegiada. Cuentan con el apoyo financiero, estratégico, institucional y mediático de los poderes económicos y gobiernos occidentales. Y por lo tanto no necesitan disimular. Sus miembros pueden ejercer la violencia de forma abierta y transparente, contratar a mercenarios para crear el caos en las calles (incluidos paramilitares llegados desde Colombia), destruir edificios públicos, profanar cementerios para cortar las carreteras con los ataúdes, saltarse todas las leyes vigentes en el país, desconocer los resultados electorales, desconocer la propia Constitución, y por supuesto pueden mentir, insultar, difamar, manipular, contradecirse… o incluso asesinar a sus rivales políticos, a ciudadanos de a pie y a los funcionarios del Estado, incluidos Policías y militares.

Hagan lo que hagan su “legitimidad democrática” está fuera de toda duda, aunque empuñen un rifle de asalto o incendien una comisaría, un hospital o una escuela pública. Todo vale contra un gobierno que forma parte del “eje del mal” y que en 2015 fue declarado arbitrariamente por Obama como “una amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos“.

Ningún medio de comunicación, ninguna reconocida ONG, ningún gobierno ni organismo o institución desde Occidente condena estas acciones ni cuestiona sus métodos, a pesar de que estos gobiernos occidentales jamás permitirían que este tipo de “oposición” se aplicara en sus propios países, de hecho las manifestaciones pacíficas que se producen en Europa son reprimidas duramente en no pocas ocasiones. En Francia en estos momentos, tras la victoria del candidato del poder financiero globalizado, estamos viendo de nuevo imágenes de violencia policial contra manifestantes que bien podrían confundirse con imágenes de Caracas.

En España, por ejemplo, donde jamás se ha visto a ningún dirigente ni partido político ejercer contra el gobierno central el tipo de “oposición” que vemos en Venezuela, se ha juzgado o condenado con penas de cárcel a cientos de activistas sociales y sindicalistas que participan en movilizaciones pacíficas contra el gobierno y en defensa de sus derechos laborales y sociales. El tipo de “manifestaciones pacíficas” que ejerce la oposición venezolana serían consideradas en España como “terrorismo callejero”. Las imágenes no dejan lugar a dudas del tipo de manifestaciones que se están ejecutando en Venezuela. El número de “chavistas” y policías muertos tampoco.

Finalmente, lo más doloroso ha sido, además de decenas de civiles, policías y Guardias Nacionales heridos, las 21 muertes provocadas por estas “marchas pacíficas” y lo más asombroso es el descaro de sus dirigentes para evadir toda responsabilidad en las mismas. Por el contrario y apegados al guión de que ellos son ángeles que simplemente luchan pacíficamente por liberar a Venezuela de la cruel dictadura, todas esas muertes son responsabilidad del gobierno porque no se deja tumbar. Sólo en 3 muertes han estado involucradas fuerzas del orden, algunas sin motivación política. Otras muertes han sido causadas en disturbios generados por las bandas paramilitares y el resto, crímenes cometidos por militantes de oposición en su afán de acabar con el chavismo. [1]

Sin embargo, quienes desde España legislaron para equiparar el “vandalismo urbano” con el “terrorismo callejero”, apoyan ahora el mismo tipo de terrorismo cuando se aplica en Venezuela para derrocar a un gobierno que no se somete a la dictadura del capital occidental. El bipartidismo político español, la prensa corporativa, las grandes ONGs y los “progresistas neoliberales” (incluido Podemos: Rita Maestre lamenta que las libertades estén “en pendiente descendente en Venezuela”) están realizando un gigantesco ejercicio de hipocresía, complicidad y de manipulación de la realidad apoyando la violencia golpista en Venezuela contra un gobierno legítimo que, con todos su defectos, podría darles muchas lecciones de democracia participativa y justicia social a los gobiernos neoliberales de la OTAN.

Aunque, en realidad, este apoyo a la barbarie no debe sorprendernos, porque estos “demócratas” y “progresistas” españoles también apoyan a los terroristas de Al Qaeda en Siria, a los que llaman “rebeldes”, o  a los neonazis de la plaza Maidán en Ucrania, a los que llamaban “revolucionarios”.

¿Por qué si son tan legítimas las “manifestaciones pacíficas” en Venezuela, la “izquierda” española no imita ese modelo de protesta y de oposición venezolano, y lo aplican aquí contra el régimen neoliberal de Rajoy?

Queman cajeros y contenedores, lanzan piedras a los escaparates, destrozan el mobiliario y todo cuanto encuentran a su paso y perpetran emboscadas contra las fuerzas antidisturbios, a cuyos agentes lesionan e incluso intentan rematar en el suelo. El modus operandi del millar de radicales que causaron el pánico en Madrid recuerda mucho al utilizado por los terroristas de la llamada «kale borroka», (…). Hubo un tiempo en el que los cachorros de ETA gozaban de la misma complacencia penal que los radicales que protagonizaron los incidentes del sábado en Madrid. (…) hasta que se atajó en problema de raíz con un cambio legislativo que pasó por aprobar en el año 2000 la ley de responsabilidad penal de los menores en delitos de terrorismo, por juzgarlos en la Audiencia Nacional y por modificar el artículo 577 del Código Penal. A raíz de esa reforma, se empezaron a considerar terrorismo urbano todas aquellas acciones en las que no solo existía riesgo para la vida o integridad de las personas, sino también aquellas con las que, más allá de causar daños materiales, «se pretende atemorizar a toda una población o colectivo». [Así se combatió jurídicamente la “kale borroka”,- diario español ABC, 28/3/2014]

Los dirigentes políticos más mediáticos de la oposición en Venezuela gozan de la impunidad y el apoyo político y mediático occidental, a pesar de que esa oposición golpista no cuenta con el respaldo de la mayoría de la población y trata de derrocar por la fuerza a un gobierno salido de las urnas. Son incapaces de derrotar al gobierno por la vía democrática, ni siquiera cuando el gobierno revolucionario de Venezuela sufre el desgaste propio de una guerra de 4ª generación contra la que lucha desde hace años (desgaste que se añade al producido por sus propios errores estratégicos). Por eso ahora, por enésima vez, han puesto en marcha una nueva insurrección violenta bajo los conocidos métodos del “golpe suave” siguiendo el manual de la CIA [2] y las órdenes del Departamento de Estado estadounidense.

Aunque cada país tiene sus peculiaridades políticas y sociales concretas, estos métodos siguen un mismo patrón de actuación interna y externa perfectamente coordinados que ya se han aplicado en otros países contra otros gobiernos hostiles a los intereses de Washginton, ya sea en Ucrania, Irak, Libia, Siria… El libreto que se aplica es similar en todos los casos:

Primero se intenta deslegitimar al gobierno que se quiere derrocar, lanzando contra él acusaciones sobre la falta de democracia y de libertades dentro del país. Esta campaña de propaganda mediática va acompañada de una condena política por parte de las potencias occidentales hecha pública a través de los medios de comunicación y de las instituciones supranacionales que ellos controlan. La intención es aislar políticamente al enemigo, en este caso al gobierno de Venezuela. Asimismo se imponen sanciones económicas por parte de los organismos y poderes financieros internacionales, que tratan de provocar a medio plazo una revuelta interna fruto de la precaria situación económica que ellos mismos con sus sanciones han provocado entre la población (el desabastecimiento premeditado de productos básicos provocado por la burguesía empresarial venezolana forma parte de esta agenda). Más tarde, cuando la situación económica interna empeora y el descontento social aumenta se produce la insurrección violenta encabezada políticamente por dirigentes opositores apoyados, dirigidos y financiados desde el exterior que utilizan a su vez a grupos de mercenarios para sembrar el caos y la violencia en las calles. Por último, tras una campaña sistemática de propaganda mediática, se denuncia la grave “crisis humanitaria” que sufre el país y se llama a la “comunidad internacional” a intervenir militarmente para salvar a la población civil, con el imprescindible apoyo de las ONGs más reconocidas (Médicos Sin Fronteras, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, etc.). Así se cierra el círculo imperialista occidental.

[leer también: Venezuela y el factor de la legitimidad democrática como arma del imperialismo]

No importa que estos grupos opositores sean minoritarios dentro del país, ni tampoco importa su ideología fascista [3] o fundamentalista, ni sus métodos extremadamente violentos, puesto que los grandes medios de comunicación corporativos amplifican sus demandas y manipulan los hechos para que parezca todo lo contrario, presentándolos como “pacíficos manifestantes”, “activistas por los Derechos Humanos” o “jóvenes estudiantes” que luchan por la libertad y la democracia.

Esto exactamente fue lo que vimos con total claridad en las “pacíficas manifestaciones” de la plaza Maidán de Ucrania en 2014, donde grupos extremadamente violentos y de ideología claramente neonazi encabezaron un golpe de Estado (bajo los métodos del golpe suaverevolución de color) apoyados por Washington y Bruselas, y que fue presentado por los medios corporativos como una revolución pro-europea, democrática y pacífica: el llamado “Euromaidán“. Todas las imágenes e informes que pudimos ver a través de los medios independientes y las redes sociales evidenciaban que se trataba de todo lo contrario a lo que nos estaban relatando desde los medios corporativos occidentales [4]. Los miembros de la policía caían abatidos por las balas de francotiradores, pero éstos y otros muchos hechos violentos jamás fueron citados en los informativos occidentales. Lo que ocurrió después en Donbáss y los crímenes que se están cometiendo en nombre de la “democracia europea” son bien conocidos.

Puestos a establecer paralelismos, en Venezuela estamos asistiendo a la reaparición de la versión venezolana de los Cascos Blancos que operan en Siria, es decir, el brazo “humanitario” y “propagandístico” de Al Qaeda en Siria. Se trata de los “Cascos Blancos/Cruz Verde” [5] un grupo de “estudiantes de medicina” que de forma “altruista” acompañan a los manifestantes para socorrer a las víctimas de la “dictadura venezolana”. Dicen ser “apolíticos” y estar dispuestos a prestar ayuda médica a los heridos de “ambos bandos”, exactamente el mismo discurso que sus homólogos yihadistas en Siria. La propaganda de guerra y la injerencia extranjera se disfraza una vez más de “ayuda humanitaria”.

En resumen, estos grupos opositores golpistas que actúan impunemente en Venezuela bajo la supervisión de Washington utilizan la violencia extrema en contra de las instituciones del Estado, buscando con ello una respuesta del gobierno que tiene obligatoriamente que usar la fuerza, puesto que no cabe otra posibilidad ante una serie de acciones criminales, bien organizadas y continuadas en el tiempo contra el Estado y contra sus propios ciudadanos, y así preparar el escenario para una intervención extranjera en Venezuela.

Por su parte, el coronel Zomacal – ya bajo arresto – confesó ser el coordinador de la participación militar y el encargado de manejar los explosivos C-4 para generar caos en las calles y atacar instalaciones militares, entre ellas el Fuerte Tiuna y el Casco Central de Caracas.

“Tenemos 88 policías – declaró Zomacal -, pero necesitamos 120 (…) porque debe haber un grupo detrás de la marcha de María Corina (Machado) para que vayan saqueando. Queremos hacer creer ante la opinión pública nacional e internacional que el pueblo tiene hambre” [6]

La otra alternativa que tendría el gobierno de Venezuela sería entregar el poder a los golpistas – como hizo Yanukovik en Ucrania en 2014 – en contra de la opinión y de los intereses de la mayoría de la población; y de paso entregarle a las grandes corporaciones anglosajonas las mayores reservas probadas de petróleo del mundo. Venezuela se convertiría entonces en una verdadera “democracia” para Occidente.

REFERENCIAS – NOTAS

[1] La verdad de Venezuela: el supuesto autogolpe y las garras del Imperio,- un trabajo de Carlos Fazio y Carmen Bohórquez, miembros de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad.

[2] El manual Sharp y los “golpes suaves” en América Latina,- artículo del politólogo argentino Juan Manuel Karg (Rebelión, 20/3/2014) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=182262

[3] La “oposición democrática” en Venezuela: peor que el fascismo,- artículo del politólogo Atilio Borón (Resumen Latinoamericano, 27/4/2017)

[4] Ucrania: otro ejemplo más de hipocresía e intereses de los medios de comunicación,- un detallado informe del analista y escritor Mikel Itulain (¿Es Posible la Paz? 2/12/2013)

[5] ¿”Cascos Blancos” en Venezuela? (investigación),- web Misión Verdad (2/5/2017)

[6] Revelan planes para un violento golpe de Estado en Venezuela (Cubadebate, 6/4/2017)

Ver también el vídeo: Conozca las pruebas de la Operación Escudo Zamorano: “acciones de un golpe de Estado” 2 (YouTube, 5/4/2017)