¿POR QUÉ LOS GRANDES MEDIOS YA NO HABLAN DE SIRIA Y VENEZUELA?

Una breve reflexión: ¿No se han preguntado últimamente por qué de repente la situación de países como Venezuela o Siria ha dejado de interesar a los grandes medios españoles e internacionales? No es la primera vez que podemos observar este “curioso” fenómeno mediático.

 
Desde el pasado febrero, prácticamente a diario, Venezuela estaba en el centro de la información internacional difundida por los grandes medios de comunicación coincidiendo con el inicio de la enésima operación planificada desde Washington para derrocar por la vía del golpe suave al legítimo gobierno de Nicolás Maduro. En todos los informativos de radio y televisión y en toda la prensa escrita se tratada de dar la imagen de una Venezuela sumida en el caos y la violencia, a un país ingobernable, a una población que se había levantado pacíficamente contra la tiranía y contra un gobierno que reprimía duramente a “pacíficos estudiantes” y ciudadanos. Tal y como nos lo cuentan estos medios pareciera que una cruenta guerra interna requiriera de una inmediata “intervención humanitaria” extranjera. Lo que estos medios no tienen a bien contarnos todavía es que – entre otras muchas cosas – en las “guarimbas” se han detenido al menos 58 mercenarios extranjeros fuertemente armados llegados de varios países, entre ellos EE.UU, Colombia, Panamá, o México, todos ellos bien dirigidos por la CIA (leer Inteligencia de EE.UU aterroriza Venezuela,- de Nil Nikandrov).
 

El ministro de Interior y Justicia declara que entre los detenidos figuran  58 extranjeros. De ellos 21 son comprobadamente paramilitares colombianos, otros tienen órdenes de captura en Interpol, otros son terroristas buscados en el Medio Oriente: algunos estaban en posesión de arsenales de armas y sustancias incendiarias, muchos tienen prontuarios de narcotráfico o terrorismo internacional. Es el método largamente probado en Nicaragua, Líbano, Libia, Siria, en tantos otros sitios: inundar de mercenarios extranjeros armados países pacíficos, para legitimar destructivas intervenciones externas [Tras la capucha,- Luis Britto García] 

En Siria el caso es similar, sólo que el gobierno de Bashar al-Assad se enfrenta a mercenarios y terroristas yihadistas patrocinados por la OTAN y sus “aliados” en Oriente Medio. Desde los grandes medios corporativos, también bajo el falso argumento de “salvar a la población de la represión del dictador sirio”, se clamaba por una “intervención humanitaria” al estilo de Libia, algo que también era defendido por buena parte de la “la izquierda” política y diversos “intelectuales” y ONGs, que no se nos olvide. Y de repente, sin que los televidentes y lectores de estos medios sepan muy bien porqué, Venezuela y Siria desaparecen del centro de la información y pasan a ocupar un papel secundario en el panorama informativo internacional. ¿Y qué ha ocurrido entonces para que se produzca este silencio? ¿ya no les preocupan a estos gobernantes occidentales y periodistas la vida de los “pacíficos estudiantes” venezolanos y los heroicos “rebeldes sirios”? Pues, aunque el relato riguroso de los hechos necesitaría ser expuesto en un artículo mucho más largo, la explicación fundamental se puede resumir en unas líneas:
 
En Siria el gobierno de Bashar al-Assad y el pueblo sirio – que el próximo día 3 de junio mostrará su total apoyo al gobierno de Al Assad en las elecciones presidenciales – han ganado la guerra a los terroristas enviados por la OTAN y sus aliados (Arabia Saudí, Israel, Turquía, Catar, Jordania,…) . Hasta el punto de que ahora los gobiernos occidentales se muestran muy preocupados por el regreso a sus países de los miles de terroristas yihadistas que viajaron a Siria a luchar contra el gobierno (muchos de ellos están viajando a Ucrania a luchar junto a los nazis de la Junta de Kiev apoyada por EE.UU-UE).
 

Los servicios de inteligencia admiten por primera vez que ya hay retornados en España de las células yihadistas de Al Qaeda que combaten en Siria contra el Gobierno de Bachar el Asad. Se trata de jóvenes dispuestos a hacer la yihad en España después de haber sido formados en armas y explosivos. Después de haber matado. “Desconocemos cuántos han ido y los que han regresado. Ese es el peligro, que no sabemos todo lo que deberíamos saber. Nadie es capaz de dar cifras fiables”, reconoce un mando de la Comisaría General de Información. [El País, 22/03/2014]

¿Se puede tener más hipocresía? Los mismos gobiernos de la OTAN y medios de comunicación que hablaban de una “revuelta popular” o “primavera árabe” y que negaron y ocultaron durante tres años que el gobierno sirio se estaba enfrentando a terroristas de Al Qaeda y demás grupos yihadistas se muestran ahora “muy preocupados” por su regreso. ¿Por qué los armaron? ¿por qué los financiaron? ¿por qué les entrenaron? ¿quién va responsabilizarse de los crímenes que puedan cometer ahora en España, en Europa, en todo occidente? Por eso ya no hablan de Siria.
 
Foto de Alepo, tratando de recuperar la vida

                                 (Foto de Alepo, tratando de recuperar la vida tras la guerra contra el terrorismo)

En Venezuela el gobierno y el pueblo trabajador organizado están ganando también a la extrema derecha golpista y a sus autores intelectuales exteriores. Por un lado, la están derrotando en la calle, con la detención de los mercenarios y fascistas que tratan de causar el caos y la muerte. Desde el inicio de las “protestas” y mucho más en estos momentos su presencia en las calles fundamentalmente se limita a una minoría de localidades donde gobierna la extrema derecha, cuyos dirigentes saltándose todas las leyes y la propia Constitución están apoyando y alentando estos actos subversivos ahora residuales. Y por otro lado, el gobierno encabezado por el presidente Maduro está derrotando políticamente a la derecha, cada vez más perdida y desunida. Maduro les ha convocado al diálogo, algo que no pudieron rechazar porque necesitaban dar una imagen interna y externa de oposición “democrática” y “pacífica”. De forma abierta, transparente, ante los medios, el gobierno ha puesto sobre la mesa los datos y evidencias que prueban la participación de los dirigentes opositores en este nuevo golpe suave así como la injerencia y participación extranjera en él. Maduro ha buscado y ha encontrado el apoyo de los gobiernos de la región. Los miembros del gobierno han presentado y denunciado ante la ONU y otros organismos supranacionales (Unasur, OEA, Celac, Parlamento Latinoamericano) la realidad que vive el país y la descarada manipulación mediática cometida por los grandes medios. Maduro ha tomado medidas económicas para atajar el golpe económico de la burguesía contra el gobierno y el pueblo. En definitiva, el golpe de Estado fascista diseñado en Washington está siendo derrotado. Por eso ya no hablan de Venezuela.

 

Silencio absoluto. ¿Los vampiros se quedaron sin sangre?. Tal vez, porque mientras los terroristas mercenarios actuaban, los titulares no cesaron de colaborar con el crimen organizado. Tergiversaron los datos, impulsaron sin vergüenza a los violentos, victimizaron a la Corina y al López como si fueran santitos y no instigadores de la violencia más atroz, se burlaron de los esfuerzos para detener al fascismo guarimbero, y demostraron una vez más que apoyan los golpes de estado, tal como hicieron en el 2002. Por eso nuestro titular de hoy es : “La revolución bolivariana sale fortalecida después de vencer el intento de golpe de estado financiado por Usa y la UE”. “Las guarimbas fueron instigadas desde Usa, y utilizaron mercenarios pagados para destruir escuelas, hospitales, ministerios, universidades, plazas, calles y personas…” [Semana de silencio, y non sancta,- Sara Rosenberg]

(“Pacíficos estudiantes” democratizando las calles de Venezuela, emulando a sus correligionarios neonazis en Ucrania)

 
Aprovechando que la atención está puesta principalmente en Ucrania, los grandes medios de comunicación tratan de ocultar las evidentes derrotas que está sufriendo EE.UU en el plano geopolítico mundial. A pesar de ello está claro que EE.UU no va a renunciar a sus planes imperialistas en Venezuela y Siria – puesto que está en juego la supervivencia de su propia economía (con una deuda nacional de 17,5 Billones de dólares) y su papel de potencia hegemónica mundial – y por eso es de esperar que ambos países soberanos sufran una nueva ofensiva más violenta y criminal que la ya sufrida. EE.UU ya amenaza con sanciones contra Venezuela y ha aprobado la ayuda de 15 millones de dólares para el financiamiento de Organizaciones no Gubernamentales (ONGs) y para “proteger” a los medios de comunicación “independientes”. De hecho Maduro advirtió hace unos días que la extrema derecha prepara para el mes de junio un nuevo golpe de Estado:

“Así lo denuncio: Hay un plan que todavía la derecha sigue llevando a cabo, están contratando bandas criminales, que les están pagando con drogas, de distintas formas. En algunos casos mandan a matar a figuras conocidas de la política, son bandas criminales que quieren llenar al país de caos”.

Aún así es evidente que en estos momentos la administración Obama y sus títeres europeos han recibido un buen revolcón político y una lección de dignidad en Siria y Venezuela. Maduro y Al Assad salen fortalecidos después de haber superado respectivamente un golpe de Estado y una guerra de invasión (al menos por el momento) y contar con el apoyo mayoritario de su pueblo y de países aliados. A ello hay que sumar la lección geoestratégica que le acaba de asestar la Rusia de Putin con la reciente firma del histórico acuerdo comercial, económico y militar con China, la inminente primera potencia económica mundial. EE.UU está perdiendo terreno incluso en la guerra comunicacional, a pesar de dominar el espectro mediático internacional. El ataque de John Kerry al canal RT o las titubeantes respuestas de la portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki a los periodistas demuestran su nerviosismo ante el crecimiento de medios de información alternativos a su propaganda (ver vídeo). De momento tienen que conformarse con su “exitosa” expansión militar por África, en países como Nigeria donde pretenden expoliar sus recursos naturales y frenar la creciente influencia de China en el continente bajo el falaz argumento de “la lucha contra el terrorismo” (que ellos mismos financian).

 
Pero no subestimo ni mucho menos el enorme potencial del imperio estadounidense (mantiene unas mil bases militares por el mundo), y mucho menos el carácter criminal de los sicópatas que mueven los hilos detrás del títere Obama. Son capaces de cualquier cosa para llegar a dominar el mundo, y cuanto más fuertes se muestren sus rivales más sanguinarios serán sus ataques. Lo demostraron hace décadas en Hiroshima y Nagasaki, en todos los conflictos posteriores, y lo estamos comprobando ahora mismo en Ucrania con la resurrección del nazismo.    
Anuncios

  1. Mikel Itulain

    Has captado muy bien la realidad de lo ocurrido en Venezuela y Siria. Los dirigentes de EE.UU y sus socios sienten miedo a que su tiranía se vaya derrumbando. Esto irá poco a poco, pero ya ha empezado seriamente.
    Hoy el mundo es mejor que hace un año.

    Un saludo

    Me gusta

  2. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    Es verdad Mikel, es muy evidente el retroceso que está sufriendo EE.UU frente a Rusia y China en todos los aspectos. Y el ridículo de Obama hecho con las sanciones a Rusia es memorable. Están cavando su propia tumba en Ucrania, pero “morirán matando”, sin duda, y se esperan muchos conflictos y víctimas todavía. Pero parece imparable su pérdida de la hegemonía mundial. Me alegro.

    Un saludo Mikel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s