LAS VÍCTIMAS QUE NO PREOCUPAN A LOS HIPÓCRITAS GOBIERNOS Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN OCCIDENTALES

(El 1 de febrero de este año el Secretario de Estado John Kerry se reunió en Múnich con los líderes fascistas de la oposición de Ucrania. Entre ellos se encontraban Arseniy Yatsenyuk y el oligarca Petro Poroshenko, ahora en el poder)

Para que un discurso político, una exigencia o petición de responsabilidades a terceros, o una simple opinión emitida por un político u organismo tenga un mínimo de credibilidad que la haga aceptable, debe exigirse a quienes la emiten que guarden un mínimo de coherencia en sus actos. Si no es así, si quienes exigen responsabilidades a los demás o pretenden ofrecer una posición de respeto a los Derechos Humanos actúan de forma incoherente con los principios que dicen defender, su discurso se convierte de inmediato en mera propaganda que oculta otros intereses espurios. Esto es lo que ocurre con los gobiernos, medios de comunicación, organizaciones e instituciones occidentales que dicen preocuparse por los Derechos Humanos y las vidas de personas inocentes en todo el mundo. Nada más de la realidad.

 
Por ejemplo, en no pocas ocasiones y conflictos la muerte de niños o de menores ha sido utilizada por los gobiernos occidentales y sus aparatos de propaganda para justificar intervenciones militares o para criminalizar y atacar a los gobernantes a los que se quiere derrocar, no por razones “humanitarias” o para defender los Derechos Humanos sino por cuestiones puramente económicas y geopolíticas.  Son muchos los ejemplos que vemos a diario a través de los medios de manipulación masiva, pero vayamos a algunos muy concretos y recientes que demuestra lo dicho anteriormente. 
 
Los gobiernos de EE.UU, de la Unión Europea, algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) y varios organismos internacionales nos dijeron en su momento, por ejemplo, que el gobierno sirio estaba bombardeando escuelas con niños y a la población civil en Siria. Se mostraban muy preocupados por ello, a pesar de que su acusación estaba basada en falsedades como se ha documentado ampliamente por varios investigadores independientes. Los medios de comunicación nos ofrecieron detalladamente imágenes de las muertes de esos niños, y exigían la condena internacional y la intervención militar inmediata contra el gobierno sirio, que, repito, jamás bombardeó a su propia población (como tampoco lo hizo Gadafi en Libia, como sus propios enemigos reconocen ahora). Más recientemente el secuestro de las niñas nigerianas por parte del grupo yihadista Boko Haram está sirviendo de justificación para que la OTAN incremente su presencia militar en Nigeria y en toda África subsahariana. Su preocupación no son las niñas sino los recursos naturales del continente africano y poner freno a la expansión comercial de la potencia China en la zona. Sin embargo se nos muestran imágenes de las niñas secuestradas y se inicia una campaña de propaganda internacional pidiendo la intervención de la comunidad internacional en la zona. Todo ello, toda esta preocupación por los niños y menores en estos casos, contrasta con el silencio absoluto que guardan estos gobiernos, organizaciones humanitarias, organismos internacionales y medios de comunicación ante los crímenes que se están cometiendo en Ucrania, por ejemplo. Allí la Junta golpista apoyada por EE.UU-UE y ahora presidida por el multimillonario neoliberal Poroshenko, continúa asesinando y atacando a civiles en el este de Ucrania, incluidos niños. Por el momento ya han muerto 60 milicianos antifascistas y unos 200 civiles, según relata el primer ministro de Donetsk, Alexander Borodai.

El ejército y la Guardia Nacional neonazi ucraniana con el apoyo de militantes del Sector Derecho (y no se descarta la presencia de yihadistas llegados de Siria) bombardearon este miércoles una escuela en Slavianks: la Escuela nº 13 es un Jardín de Infancia para niños de 2 a 6 años y la escuela atiende a niños de 6 a 8 años…
 

 

Las bombas cayeron también sobre un Centro de Salud, sobre una ambulancia, varias viviendas, una floristería y una peluquería causando varios heridos y múltiples destrozos…

Este viernes 30 de mayo las tropas neonazis han vuelto a bombardear a civiles en las zonas residenciales de  Slaviansk, donde resultaron heridos siete niños. Los proyectiles alcanzaron un hospital infantil, una policlínica y una escuela. Los gobiernos de la UE y de EE.UU no parecen muy preocupados por estos niños (ver información y vídeo). Los medios de comunicación tampoco. Los artistas e intelectuales que participan activamente en campañas de propaganda pidiendo “democracia para Venezuela” (como Alejandro Sanz o Mario Vargas Llosa, entre otros muchos) o que piden una intervención militar en Siria o que se libere a las niñas nigerianas, no parecen muy interesados en condenar y denunciar esta barbarie fascista en Ucrania apoyada, financiada y dirigida por EE.UU y la participación de la UE. Tampoco vemos los informes de las “organizaciones humanitarias” denunciando estos atentados a los Derechos Humanos más elementales. ¿Acabarán todos ellos culpando a Putin de bombardear a la población civil en Ucrania? No podemos descartarlo conociendo su desfachatez y los antecedentes que existen en Yugoslavia, Libia, Siria, etc.

¿Qué hubiera ocurrido si estos hechos se hubieran producido a manos de los gobiernos de Siria o Venezuela? Estas imágenes no fueron difundidas por los grandes medios de comunicación. Ningún canal de televisión abrió sus informativos con los llantos y la sangre de inocentes en Ucrania. Estos muertos no son de los suyos. Estos niños y niñas no parecen preocupar a la “comunidad internacional”. Tampoco al criminal Barack Obama parece importarle que se estén bombardeando escuelas, hospitales y casas en el este de Ucrania. Sin embargo sí parecen muy preocupados por la caída de un helicóptero ucraniano derribado por los “autodefensas” que ha ocasionado la muerte de 14 militares. Estas víctimas sí son importantes para los periodistas y gobiernos occidentales. No nos han contado que estos militares fallecidos estaban bombardeando escuelas, casas, y asesinando población civil de todas las edades. Se preocupan por los criminales, y no por sus víctimas inocentes.
 

 
 
 
En la foto anterior se puede ver el cadáver de un adolescente tiroteado esta semana por los militares neonazis ucranianos. ¿Qué hubiera ocurrido si este joven hubiera sido asesinado en Caracas por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana? Los mismos gobiernos que cínicamente acusan al gobierno de Venezuela de “reprimir” a los que ellos llaman “pacíficos estudiantes” no parecen muy preocupados por los asesinatos de estos jóvenes del este de Ucrania. Tampoco quieren contarnos que el 92% de los detenidos en las “guarimbas” no son ni siquiera estudiantes, y de ellos 58 son mercenarios extranjeros que formaban parte del golpe de Estado. Tampoco quisieron contarnos el pasado mes de abril que estos “pacíficos estudiantes” incendiaron el Ministerio de Vivienda donde se encontraban 89 niños en una escuela de preescolar. La vida de estos niños venezolanos tampoco es importante para los medios y gobiernos de EE.UU y la UE. Lo importante para ellos es robarle el petróleo a Venezuela cueste las vidas inocentes que cueste.
 
 

(Unos padres huyen con su hijo de las llamas en la escuela de preescolar incendiada por “pacíficos estudiantes” en Chacao, el pasado abril)

Estos sinvergüenzas que dirigen los grandes medios de comunicación, las ONGs y presiden los gobiernos de la OTAN emiten y difunden imágenes, comunicados y declaraciones en contra del gobierno de Venezuela que está luchando contra un golpe de Estado ejecutado por la extrema derecha fascista y dirigido por altos funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. Sin embargo no han querido difundir las pruebas que el gobierno bolivariano de Venezuela presentó esta misma semana en las que quedaba claro quiénes dirigen las acciones violentas en Venezuela y los planes de magnicidio que se preparaban contra el presidente Nicolás Maduro. El gobierno de EE.UU y la UE así como los medios de comunicación y ONGs parecen muy preocupados por los derechos y las libertades de opositores como María Corina Machado, cuya implicación en el actual golpe fascista contra el gobierno y el plan para asesinar al presidente Maduro orquestado desde el exterior está fuera de toda duda (si fuera ciudadana estadounidense o europea ya estaría en la cárcel; leer artículo de Salim Lamrani). Por el contrario no se muestran nada preocupados por la integridad física de las mujeres de las regiones del este ucraniano, como la que vemos en la siguiente foto asesinada por militares neonazis ucranianos en una parada de autobús de Slavianks.
 

 
 
 
El gobierno de EE.UU y los gobiernos de la Unión Europea son responsables directos de la muerte de civiles en el sureste de Ucrania, incluidos los asesinatos de Odesa el pasado 2 de mayo. La ofensiva militar que la Junta neonazi de Kiev está ejecutando contra la población civil busca la guerra directa contra Rusia. Por eso no sólo no se va a parar sino que se irá incrementando hasta que Rusia se vea obligada a intervenir ante la amenaza de la barbarie nazi en Ucrania, lo que justificaría una intervención posterior de la OTAN. Petro Poroshenko – al que vemos en la foto de portada junto a John Kerry planeando al asalto al poder – dijo después de su fraudulenta elección como presidente que no veía “ninguna razón” para detener la ofensiva militar en el Sureste: “Apoyo su continuación, pero busco un cambio en su formato. Ella debe ser más corta y más efectiva y las unidades militares deben estar mejor equipadas”, señaló este criminal millonario colocado por Washington en el poder tras unas elecciones fraudulentas (leer información en Global Research). El primer ministro ucraniano, Vitali Yarioma, manifestó el lunes que la operación debe continuar “hasta que no quede ni un solo combatiente vivo en el territorio de Ucrania”. Debía referirse a los civiles masacrados por el ejército ucraniano cerca del aeropuerto de Donetsk este jueves, y cuyas imágenes tampoco quieren mostrarnos los grandes medios de comunicación. No contentos con ello, varios francotiradores asesinaron este viernes a seis personas, entre ellos algunos médicos, cuando trataban de recoger los cadáveres abandonados.
 
 
 
 
El Premio Nobel de la Guerra, Barack Obama – que junto a Hillary Clinton los medios españoles nos lo presentaron en su día como un político “progresista” que buscaban la paz – acaba de realizar unas declaraciones durante un discurso ofrecido en la Academia Militar de EE.UU. (conocida como West Point) que dan buena cuenta del carácter imperialista y criminal de EE.UU y de quienes pretenden dominar el mundo: “Mi conclusión es que EE.UU. debe liderar siempre en el escenario mundial. Si no somos nosotros, nadie más lo será”. A todos estos sicópatas ansiosos de poder no les importan las víctimas inocentes que se produzcan, sino conquistar el poder absoluto. Sus víctimas son “daños colaterales”. Son víctimas de segunda categoría, víctimas invisibles. El desprecio absoluto por parte de Washington hacia la vida de personas inocentes ha quedado de manifiesto tras las recientes declaraciones de Jen Psaki, la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU: “El uso desproporcionado de la fuerza por Kiev en el este de Ucrania y los ataques contra los civiles no atañen a Washington” (ver vídeo). Esta frase resume la doble moral y el doble rasero con el que actúan los gobiernos occidentales en función de sus intereses económicos y políticos particulares. Los mismos que se sienten autorizados a intervenir en los asuntos internos de todos los países del mundo prefieren mirar para otro lado ante la barbarie fascista que están apoyando en Ucrania. El sufrimiento de las víctimas es un asunto secundario, salvo que éstas víctimas puedan ser utilizadas a su favor contra un gobierno enemigo.
 
EE.UU y la Unión Europea continúan con su plan imperialista en Ucrania que ya estaba planeado desde hace años por Washington. Mientras estos hipócritas gobernantes occidentales emiten discursos hablándonos de la defensa de los Derechos Humanos, la democracia y la paz mundial, el nazismo continua actuando y los cadáveres siguen amontonándose en las morgues del este de Ucrania.
 
 
 

Anuncios

  1. margarita

    Aquí un artículo de cuales pueden ser los intereses (o parte de ellos) para masacrar Ucrania: Las guerras agrarias ya han empezado.Gustavo Duch.El periódico de Cataluña.
    (…) al poco tiempo de que Ucrania derogara la ley que prohibía a los extranjeros comprar tierras,apareció China con un talonario en la mano y,a cambio de un préstamo de 3 mil millones de dólares para el desarrollo agrícola,cerró un acuerdo que le permite explotar,durante 50 años,una superficie similar a todo el tamaño de Galicia,3 millones de hectáreas de tierra agraria.(…)el ahora destituido Viktor Ianukovitdos,a finales del año pasado,decidió rechazar el Tratado de Libre Comercio que la UE le proponía.(…)Cargill,la firma cerealista más importante de los EEUU,entre diciembre de 2013 y enero de 2014,ha comprado participaciones en un puerto al este de la base naval de Crimea que es clave para el comercio agrario y también se ha hecho,en una muy destacada operación,con el 5% de la mayor empresa agraria ucraniana,Ukrlandfarming,que dispone de la nada despreciable cifra de 500.000 hectáreas para el cultivo de maíz,trigo o remolacha para la exportación.Y Monsanto,la empresa de semillas más grande del mundo,también está ganando espacio en Ucrania donde ya controla el 40% del mercado de semillas.(…)Actualmente el precio de trigo es el más alto desde el 2012 y el del maíz el más caro desde el pasado mes de septiembre,como bien saben las empresas ganaderas españolas que(como muestra de esta imperiosa necesidad de productos agrarios)dependen en un 80% de Ucrania para satisfacer sus necesidades.

    Me gusta

  2. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    Es un artículo muy interesante el de Gustavo Duch. Las grandes corporaciones y sus intereses están detrás de todos los conflictos y guerras internacionales. Ucrania no es una excepción. Pero fíjate que los planes de EE.UU sobre Ucrania ya vienen de 1991 tras la caída de la Unión Soviética. Y cuando digo Ucrania me refiero en realidad a Rusia. El que fuera Consejero Nacional de Seguridad del presidente Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, es el principal arquitecto de la actual política contra Rusia utilizando para ello a Ucrania.

    El 1997 ya escribió que ““Ahora una potencia no-eurasiática es preeminente en Eurasia – y el predominio global de EE.UU. depende directamente de durante cuánto tiempo y con qué efectividad se sostiene su preponderancia en el continente eurasiático”. Por aquel entonces afirmó también que ““Rusia, sin Ucrania, es un Estado nacional normal; pero Rusia, con Ucrania, es un imperio”.

    No sólo hay intereses económicos e inversiones que están en juego en la actualidad, como señala el artículo de Gustavo Duch, sino que los planes imperialistas respecto a Ucrania y Rusia vienen de lejos y ahora se dieron las circunstancias (crisis económica-pérdida de hegemonía-mundo multipolar) que obligan a EE.UU a reiniciar el asalto de su enemigo para seguir siendo el dueño del mundo, y que siempre estuvo en la agenda de todos los gobiernos anteriores y de este de Obama.

    Artículo muy interesante sobre esto aquí: Mike Whitney: “El dilema de Putin” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183926

    Un saludo Margarita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s