LA OTAN PREPARA SU ATAQUE CONTRA RUSIA BASÁNDOSE EN MENTIRAS PARA JUSTIFICAR LA GUERRA

No hay sorpresas. Todo marcha según el libreto escrito tiempo atrás por Washington. La OTAN quiere intervenir en Ucrania como paso previo a una guerra directa contra Rusia. Una guerra que sería nuclear y por lo tanto de consecuencias catastróficas para los millones de ciudadanos de ambas partes. Europa está en el epicentro de la próxima guerra mundial sin que la mayoría de sus ciudadanos sean conscientes de ello. En España y en Europa parecen muy preocupados por las pérdidas económicas ocasionadas por las sanciones defensivas rusas. Pero nadie parece medir las consecuencias reales de esta inminente guerra imperialista y nadie parece movilizarse política y socialmente para evitar la catástrofe humanitaria que provocarán los planes de EE.UU. de “dominar Eurasia para dominar el mundo”.

 
No albergo lugar para la esperanza. No existen posibilidades políticas reales – más allá de la habitual retórica “pacifista” occidental, la misma que emplean en Oriente Medio al mismo tiempo que apoyan el terrorismo yihadista – para una resolución pacífica del conflicto, puesto que los problemas que serían susceptibles de ser solucionados por la vía diplomática son provocados intencionadamente para justificar la guerra. O dicho de otra manera: la falsa “revolución popular” de la plaza Maidán, la posterior implantación del actual régimen neonazi de Poroshenko, la “operación antiterrorista” en Donbass, el derribo del avión comercial MH17 por parte de Kiev, o la supuesta invasión de Ucrania por parte de Rusia, son operaciones encubiertas supervisadas y planificadas por EE.UU. para justificar una intervención de la OTAN contra Rusia. No puede haber una solución pacífica en Ucrania sencillamente porque el proyecto de EE.UU. para acorralar, aislar y someter política, económica y comercialmente a una potencia como Rusia (también a China) no puede realizarse pacíficamente. No puede haber solución pacífica cuando la guerra y la barbarie forman parte esencial del modelo económico, político y cultural norteamericano.
 
Este viernes el ex-secretario general de la OTAN Javier Solana [1], realizó unas declaraciones en la Cadena SER – uno de los “megáfonos de propaganda” de EE.UU. en España – en las que culpaba a Rusia de estar invadiendo Ucrania y afirmaba que “Rusia no quiere la estabilidad de Ucrania” [2]. Además de juzgarlo como responsable político de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la OTAN en la antigua Yugoslavia [3], alguien debería decirle a Javier Solana (PSOE) que no fue Rusia quien apoyó a los grupos neonazis encargados de ejecutar el golpe suave en Ucrania contra un gobierno legítimo [4]. No fue Putin sino Victoria Nuland (Subsecretaria de Estado de EE.UU.) quien repartió pasteles y pan en la plaza Maidán [5]. Rusia no fue quien envió a francotiradores y mercenarios como los de Academi (ex-Blackwater) a Ucrania [6]. Ni tampoco quien financió a los grupos violentos neonazis de Maidán [7]. No fue Putin quien incumplió el pacto firmado entre el gobierno de Yanukovich y la “oposición” el pasado 21 de febrero. No fue Rusia quien inició una limpieza étnica contra la población ruso-parlante en el sureste de Ucrania. Ni fue Rusia quien ha enviado al FMI a arruinar la economía ucraniana y empobrecer a sus clases trabajadoras. Y tampoco es Rusia quien invade militarmente Ucrania y se expande hacia Europa sino que es la OTAN quien se expande y acorrala a Rusia desde 1991 [8].

Antes del golpe nazi patrocinado por EE.UU-UE, Putin había acordado la firma de un acuerdo económico y comercial con el gobierno de Yanukovich muy beneficioso para ambas partes. Fue la decisión de Yanukovich de no someterse a los intereses de occidente y estrechar sus lazos con Rusia lo que aceleró el golpe suave y los acontecimientos posteriores en Ucrania. Rusia era la más interesada en la estabilidad de Ucrania por razones obvias. Javier Solana lo sabe muy bien pero miente igual que mienten los grandes medios corporativos porque les sale gratis hacerlo y reciben una buena remuneración por ello.

Son precisamente EE.UU. y sus aliados quienes fomentan los conflictos internos y la desestabilización en aquellos países en los que quieren intervenir para eliminar a aquellos gobernantes que no entregan la soberanía nacional y los recursos de su país a las grandes corporaciones occidentales [9]. Lo hicieron por ejemplo en Libia, ahora de nuevo en Siria, o lo intentaron en varias ocasiones en Venezuela, donde no podemos olvidar que bajo sus pies los venezolanos albergan las mayores reservas de petróleo del mundo y se encuentran a tan sólo 4 o 5 días de navegación de EE.UU.

 
Al igual que ocurre con las mal llamadas “primaveras árabes”, en Ucrania el guión ya está escrito de antemano por Washington y sus títeres europeos, y lo que necesitan es fabricar posteriormente las “pruebas” que encajen y den credibilidad a su discurso belicista contra Rusia. ¿Recuerdan a Colin Powel en el años 2003 ante el Consejo de Seguridad de la ONU presentando “las pruebas” de que Sadam Hussein poseía “armas de destrucción masiva” capaces de destruir cualquier capital occidental en minutos? Pues el rigor y el modus operandi de EE.UU. sigue siendo el mismo [10]. Parece que ahora, ante la evidencia de que Rusia no derribó el avión malasio (de ahí el silencio mediático y la ocultación de los resultados de las cajas negras) y las derrotas y problemas internos del ejército y el régimen ucraniano, la OTAN se agarra a su débil y delirante argumento original: “Rusia está invadiendo militarmente Ucrania y occidente debe intervenir para rescatarla”. Por supuesto, todo ello, como en tantas otras ocasiones anteriores, sin aportar ninguna prueba que guarde el mínimo rigor que debe exigírseles ante una acusación de esta envergadura. No es ni mucho menos la primera vez que se fabrican y se lanzan a los grandes medios este tipo de acusaciones contra Rusia por parte de EE.UU. o el Reino Unido. ¿Cómo es posible que en plena era de la tecnología no exista ni una sola foto o vídeo creíble donde se evidencie físicamente esa invasión? EE.UU. invierte constantemente la carga de la prueba: acusan sin pruebas y son los acusados quienes tienen que demostrar su inocencia. Con esta soberbia y esta impunidad actúan los imperialistas occidentales.
 
Los grandes medios de comunicación y las “organizaciones humanitarias” bien pagadas en dólares también desempeñan su imprescindible trabajo legitimador a favor de la guerra imperialista. La población occidental, entretenida con sus problemas internos derivados de la “crisis económica”, ya está siendo preparada y manipulada para que acepte el resultado de la próxima cumbre de la OTAN que se celebrará los días 4 y 5 de septiembre en Gales [11] y a la que no está invitada Rusia. De esa cumbre se espera que salga el consenso y los acuerdos para incrementar la presencia armada de la OTAN en el este de Europa, principalmente en Estonia, Lituania, Letonia, Rumanía, Polonia [12],… así como en Georgia, Azerbaiyán,… y otros países miembros o socios de la organización militar transatlántica. Y por supuesto también Ucrania, cuyo régimen ha iniciado ya los trámites para que el país ingrese en la OTAN. ¿Sorprende a alguien esta decisión? Obviamente no. El ingreso en la OTAN era una de las condiciones fundamentales que impuso EE.UU. a sus títeres de Kiev cuando los apoyó para alcanzar el poder en Ucrania. Como decía al inicio, todo va según lo previsto.

Lo que se está fraguando desde hace años es una guerra por la hegemonía mundial. Los criminales que dirigen la política exterior de EE.UU. y manejan a Obama a su antojo, son conscientes de que muy pronto dejarán de ser la primera potencia política y económica y de que el dólar dejará de ser la moneda de reserva y referencia comercial mundial. Esta situación provocará el inevitable colapso de una economía estadounidense absolutamente insostenible. Sólo a través de la guerra, la invasión, la muerte, el bloqueo, la injerencia, el saqueo de recursos ajenos…. pueden sostener su economía y mantener su hegemonía. Cada paso que dan los BRICS hacia un nuevo orden mundial multipolar (como el dado hace unos días por China firmando un acuerdo monetario en Frankfurt con la banca alemana para impulsar el comercio en yuanes [13]) se incrementa la escalada militar de la OTAN contra Rusia y China. Habrá que estar muy atentos a lo que decida la OTAN en Gales los días 4 y 5 de septiembre. De momento están preparando el terreno para justificar sus próximas intervenciones. En estos momentos el Congreso de EE.UU. prepara la aprobación de una ley llamada “Ley para la prevención de la agresión rusa (RAPA)” [14] que deja poco espacio para la especulación sobre cuáles son sus intenciones. Es todo tan previsible que da miedo el escenario futuro que se nos presenta.

¿Son conscientes los ciudadanos españoles y europeos de todo esto? ¿Dónde está la izquierda política y social alertando y condenando todos estos planes? ¿Dónde están aquellos que hace 30 años se manifestaron y movilizaron contra la OTAN? ¿Acaso no sigue siendo una organización terrorista legal, el brazo armado de las grandes corporaciones occidentales? ¿Puede la izquierda ofrecer un proyecto alternativo dentro de la Europa neoliberal, la Europa imperialista, la Europa de la guerra? ¿Cómo se frena la guerra y la masacre una vez que ésta comienza? ¿Cuál de las partes dará marcha atrás y reconocerá su derrota una vez que se inicie un conflicto internacional de esa magnitud?
 

 

[1] Javier Solana, el genocida de Yugoslavia, clama por la guerra,- Purificación González de la Blanca (publicado en Canarias Semanal, 18/9/2013)

[2] Entrevista a Javier Solana en el programa de radio Hoy por Hoy de la Cadena SER (29/8/2014)

[3] El origen de la guerra en Yugoslavia,- artículo de Mikel Itulain (¿Es posible la paz? 14/10/2012)

[4] Mano negra tras las manifestaciones en Ucrania,- (artículo de Vicky Peláez, 14/12/2013)

[5] Video: Subsecretaria de Estado de EE.UU. reparte pan entre los manifestantes en Kiev (RT, 11/12/2013)

[6] ¿Hay mercenarios de Blackwater en Ucrania? (+vídeo en Diario Octubre, 11/5/2014)

[7] Canvas: The Belgrade US-Financed Training Group Behind the Carefully-Orchestrated Kiev Protests,- artículo de Willian Engdahl (en Oriental Review, 9/1/2014)

[8] Cómo la OTAN va absorbiendo Ucrania,- artículo de Rick Rozoff (Red Voltaire, 3/5/2014)

[9] El papel de los “progresistas” occidentales en la recolonización de África. Parte II,- artículo de Mikel Itulain (¿Es posible la paz? 9/8/2014)

[10] Rusia se mofa de las “pruebas” de la OTAN sobre la entrada de tropas rusas en Ucrania,- (Información de RT, 29/8/2014)

[11] NATO’s Summit in Wales: Why Anders Fogh-Rasmussen?,- artículo de Christof Lehmann (nsnbc internacional, 24/8/2014)

[12] Ucrania: Polonia entrenó a los golpistas 2 meses antes de Maidan,- artículo de Thierry Meyssan (Red Voltaire, 18/4/2014)

[13] China cierra acuerdo en Frankfurt y el yuan se consolida como divisa mundial,- Marco Antonio Moreno (El Blog Salmón, 27/8/2014)

[14] “The Russian Aggression Prevention Act” (RAPA): A Direct Path to Nuclear War with Russia,- artículo de Steven Starr (Global Research, 22/8/2014)

Anuncios

  1. Mikel Itulain

    Una exposición muy clara de lo que está pasando, de los enormes riesgos en que estamos metidos los europeos ante una guerra a gran escala, que será nuclear, y de la increíble ignorancia de los habitantes occidentales.
    ¿Hubo alguna vez en algún momento de la historia alguna población tan irresponsable?

    Enhorabuena por el artículo Adolfo.

    Me gusta

  2. VK

    Excelente visión, pero nada me gustaría más que estuvieras equivocado. Hay que tener en cuenta, que después de la Guerra Fría vendría esta Guerra Templada, que tiene toda la pinta de llegar a ser una Guerra completamente abierta. Sería la 3ª y última, y no quedaría ni El Tato.
    Saludos Adolfo.

    Me gusta

  3. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    Estamos inmersos de lleno, entre otras razones, porque somos miembros de la OTAN y hay bases militares yanquis en territorio español. España también es un país atacante, aunque nadie en el gobierno nos explique el porqué y el para qué. Tampoco nadie se lo pregunta a Rajoy.

    La guerra la hacen porque EE.UU (también la UE) necesita conservar su hegemonía y su poder económico y político en el mundo. Los BRICS + los países del sur van a desbancar a EE.UU de su pedestal, con todo lo que eso significa.

    Me gusta

  4. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    La ignorancia es lo peor de todo, porque impide que se pueda hacer algo para detener la barbarie y cambiar de rumbo. Estamos preocupados por nuestros problemas más cercanos e inmediatos, y no entendemos que esos problemas guardan relación directa con los acontecimientos y políticas mundiales. No se escuchan discursos de altura en España sobre política internacional. Somos un país absolutamente títere de Washington y las corporaciones, y estamos narcotizados por los medios de desinformación masiva. Cuando queramos despertar – si es que lo hacemos algún día – puede que sea demasiado tarde.

    Gracias Mikel. Ya sabes que tu blog y tus artículos son una referencia para mí.

    Me gusta

  5. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    Pues si, ojalá me equivoque. Pero leyendo y analizando la situación geopolítica mundial soy muy pesimista. Esta guerra se va producir, como decía más arriba en el comentario de Javi, por una cuestión de hegemonía. Es más que evidente e imparable que EE.UU dejará pronto de ser la primera potencia económica, política, monetaria y financiera mundial. Todo esto significa que dejará de ingresar una gigantesca suma de dinero, y provocará una crisis interna igual de grande. Su economía sólo es sostenible porque el dólar es la moneda de reserva y referencia global. Pero esto va a cambiar también muy pronto. En resumen EE.UU. no sabe y no puede frenar su pérdida de poder global. El único método que conocen y que manejan es el de poner su complejo militar-industrial a funcionar y tratar de eliminar físicamente a sus enemigos. Esto ya lo hicieron, por ejemplo, en Libia con Gadafi, al que asesinaron no sólo por los recursos naturales que tiene el país libio, sino porque Gadafi estaba tratando de unir África para hacerla soberana frente a occidente y estaba poniendo en peligro la continuidad del dólar como moneda para el comercio energético y de materias primas en África y Oriente Medio. La diferencia es que Libia no es China ni Rusia, países que tienen potencial suficiente para hacer frente a EE.UU. Por eso soy tan pesimista.

    Sólo hay dos opciones:

    1) o EE.UU. acepta el nuevo orden mundial multipolar y asume humildemente el nuevo papel que le corresponda;

    2) o EE.UU y sus títeres atacan desesperadamente a sus enemigos para tratar de revertir la imparable situación geopolítica que se ha iniciado.

    Yo la primera opción la descarto rotundamente. Su finalmente mueren… lo harán matando. Las consecuencias humanas que provoquen les importan una mierda, como han demostrado ya en infinidad de ocasiones.

    Un saludo compañero.

    Me gusta

  6. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    No puedo evitar pensar en lo importante que sería tener aunque fuera un sólo medio de comunicación de difusión nacional que publicara este tipo de información y de puntos de vista distintos al discurso dominante. Cambiarían mucho las cosas.

    Muchas gracias por la difusión Mikel. Un saludo.

    Me gusta

  7. ADOLFO FERRERA MARTÍNEZ

    Acusar a alguien de “loco” o de “conspiranoico” es algo habitual cuando no se sabe que responder ante de la evidencia de los hechos.

    EE.UU. prefiere llegar a una guerra mundial antes que reconocer y aceptar que ya no es la única potencia hegemónica mundial y que ya no dicta unilateralmente las decisiones que nos afectan a todos.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s