TURQUÍA: LA IMPUNIDAD DEL RÉGIMEN CORRUPTO Y TERRORISTA DE ERDOGAN

A través de una rueda de prensa celebrada en Moscú ante decenas de medios de comunicación el pasado martes 2 de diciembre, el Ministerio de Defensa ruso presentó pruebas de cómo Turquía compra el petróleo al Estado Islámico y permite su transporte y su comercio internacional a través de sus fronteras. Según la información presentada por Rusia, el régimen de Erdogan y su propia familia están involucrados en este negocio criminal e ilegal de compraventa de petróleo robado por los terroristas del Estado Islámico en los yacimientos que controlan en Siria e Irak. Estas prácticas corruptas y criminales del régimen turco eran desde hace tiempo un secreto a voces que ahora se refuerza gracias a la pruebas aportadas por Rusia.

 
Llama la atención que, como siempre, estas noticias ocupen un espacio secundario o incluso sean ignoradas por los grandes medios corporativos y los gobiernos de EE.UU-OTAN a pesar de la gravedad de las mismas. Teniendo en cuenta que Turquía forma parte de la OTAN, y que estos países que la conforman afirman que están llevando a cabo una “lucha contra el terrorismo” sin precedentes, ¿no sería urgente y exigible por parte de los ciudadanos occidentales que estos gobiernos tomaran algún tipo de medida contra el régimen turco, tal y como han hecho anteriormente contra la propia Rusia por motivos que nada tienen que ver con apoyar al terrorismo yihadista? No lo hacen ni lo harán nunca porque el régimen de Erdogan actúa con el consentimiento y la complicidad de los gobiernos imperialistas de la OTAN. Estados Unidos dispone de la misma o incuso más información de la que dispone Rusia. Obviamente no se trata de un problema de falta de tecnología o  de medios para recoger esa información. Se trata, como es sabido ya a estas alturas, de que las potencias occidentales arman, entrenan, financian y utilizan a los terroristas que dicen combatir con el fin de derrocar al legítimo gobierno de Bashar al Assad, y todo ello con el imprescindible apoyo del régimen turco de Erdogan.
 
La lista de pruebas, informaciones y datos que evidencian el apoyo integral de Turquía a los terroristas yihadistas – en sus diversas formas y denominaciones – sería inabarcable en un sólo artículo. Pero veamos tan sólo algunos ejemplos:

– Turquía, que no olvidemos es miembro de la OTAN, acoge en su territorio varios campos de entrenamiento de terroristas yihadistas. Por ejemplo, desde al menos el año 2011, EE.UU e Israel entrenan a miles de militantes del Estado Islámico en la provincia turca de Konya, en la frontera con Siria.

– El hoy presidente Erdogan, cuando ocupaba el cargo de primer ministro, se reunió en secreto en varias ocasiones con el “banquero de al-Qaeda”, Yasin al-Qadi, un banquero saudita miembro de la Hermandad Musulmana y vinculado a Osama Ben Laden que figuraba en la lista de la ONU como uno de los terroristas más buscados.

–  La OTAN y el Estado Mayor de Turquía encabezaron desde los inicios de las “revueltas” en Siria en 2011 una campaña de reclutamiento de mercenarios del actual Estado Islámico y del Frente al-Nusra para luchar contra el gobierno de Al Assad.

“Según fuentes de inteligencia israelíes, publicadas en la web DEBKA, esta iniciativa ha consistido en:“Una campaña para reclutar a miles de voluntarios musulmanes en países de Oriente Medio y el mundo musulmán para luchar junto a los rebeldes sirios. El ejército turco aloja a estos voluntarios, los entrena y asegura su entrada en Siria”. [1]

– Turquía y  Francia entregaron a través del llamado Ejército Sirio Libre armamento y municiones a los terroristas de Al Qaeda en Siria, algo que fue denunciado ante el Consejo de Seguridad de la ONU por el embajador sirio Bachar al-Jafaari el 14 de julio de 2014, presentando pruebas escritas que lo demostraban. 

– A través de la empresa distribuidora Dicle, Turquía suministra electricidad a los terroristas en la ciudad siria de Tal Abyad, en la provincia norteña de Raqa, que es el principal bastión del Estado Islámico en Siria.
– La hija de Erdogan, Sümeyye Erdogan, dirige a los cuerpos médicos secretos que prestan atención a los miembros del Estado Islámico en un hospital militar situado en Sanliurfa, cerca de la frontera con Siria. Asó lo ha reconocido una enfermera turca que trabajó clandestinamente en dicho hospital.

“Casi todos los días varios camiones militares turcos traían decenas de miembros peludos de Daesh con heridas graves a nuestro hospital secreto y nosotros teníamos que preparar las salas de operaciones y ayudar a los médicos”, señala la enfermera. [2]

 

– Agentes de la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT) escoltan a los terroristas que se infiltran en Siria desde el territorio turco y les ayudan a esquivar los controles en la frontera, cerca de la ciudad de Kobani. El pasado 5 de junio de 2015, el diario turco Cumhuriyet informaba: “el Gobierno de Ankara envió en enero a centenares de terroristas a Siria desde la ciudad fronteriza de Reyhanli, en el sur de Turquía. De acuerdo con la fuente, los takfiries cruzaron la frontera en dos autobuses pertenecientes a la MIT”.

– Desde el inicio de la guerra contra Siria, estos mismos servicios de inteligencia turcos (MIT) envían armas a los terroristas de Al Qaeda a través de las milicias turcomanas del norte de Siria, utilizando sus propios camiones para transportarlas haciéndolas pasar por “ayuda humanitaria”.

 
– Según un documental emitido por el canal alemán ARD, el Estado Islámico trafica con esclavos a través de sus “oficinas de enlace” en Turquía. Una de ellas se encuentra en el distrito de Fatih, en Estambul. El régimen de Erdogan, una vez más, no hace nada al respecto a pesar de hace más de una año que ARD denunció esta situación.

“Las prácticas de Turquía –saqueo de las fabricas sirias, instalación de campos para el entrenamiento de yihadistas en el norte de Siria, asesoramiento militar a los yihadistas, respaldo a al-Qaeda, contrabando de petróleo robado para financiar el Emirato Islámico–, todas cuidadosamente ignoradas durante 4 años por la «gran prensa» internacional, están siendo ahora públicamente mencionadas.” [3]

– Turquía está construyendo una base aérea en Mosul, al norte de Irak, que serviría para prestar apoyo al Estado Islámico en sus operaciones terroristas contra el gobierno sirio e iraquí, según informaba la web de noticias Veterans Today el pasado día 7 de diciembre. EE.UU está presente en la construcción de esa base aérea y continúa desplegando soldados y helicópteros en otras partes de Irak.
 

A todo esto hay que añadir que tal y como Rusia denunció con pruebas el pasado martes día 2 de diciembre, el apoyo de Turquía (y por lo tanto de USA/OTAN) a los terroristas del Estado Islámico no sólo es logístico y militar sino también económico, a través de la compra del petróleo que el Estado Islámico roba en las zonas que controla en Irak y Siria. El propio hijo de Erdogan es quien facilita la exportación de ese petróleo a través de las distintas compañías marítimas en propiedad de la familia de Erdogan. Desde muelles como los de Beirut y Ceyhan parte el petróleo del Estado Islámico que Bilal Erdogan envía a Japón y otros países asiáticos [4].
 

“Altos funcionarios del gobierno turco y miembros del ISIS estuvieron en contacto directo para realizar transacciones financieras para comprar petróleo robado de Irak y Siria, reveló The Guardian. (…) El diario británico The Guardian reveló que las pruebas llegaron a la redacción de manos de oficiales occidentales que participaron del asalto estadounidense a la residencia de Aby Sayyaf, alto comandante del ISIS dedicado al contrabando de petróleo a Turquía.” [5]

Y por supuesto, todos aquellos medios y periodistas que están destapando estas vinculaciones entre Turquía y el Estado Islámico sufren la dura represión del régimen de Erdogan que pretende silenciarlos, protegido por las “democracias” occidentales. [6]

Israel es otro de los principales destinos del petróleo robado por los terroristas. El régimen israelí no sólo es uno de los creadores del Estado Islámico sino que le brinda también apoyo logístico y financiero a través de la compra de petróleo procedente de Siria y también de Irak, gracias a la colaboración del clan Barzani que gobierna el Kurdistán iraquí con el apoyo de EE.UU, Reino Unido e Israel, que según algunos analistas pretenden crear un Gran Kurdistán en Siria [7].

“Según un responsable oficial europeo ante una compañía petrolera internacional, en conversación directa con Al Araby en una capital del Golfo (…) “Israel se ha convertido de una manera u otra en el vendedor principal del petróleo que controla el EI. Sin los israelíes, la mayor parte del petróleo producido por esta organización se movería solo por Iraq, Siria y Turquía. Ni siquiera las tres empresas aludidas anteriormente recibirían petróleo si no tuvieran un comprador en Israel”. [8]

Israel, como Turquía, presta además atención médica en los Altos del Golán a los terroristas que luchan contra Al Assad en Siria en el Ziv Medical Center, un hospital militar especializado en “traumatología de guerra” y dirigido por las Fuerzas de Defensa de Israel. Los terroristas recibieron incluso la visita personal del genocida Benjamin Netanyahu y su ministro de Defensa Moshe Yaalon para mostrarles personalmente su apoyo [9].

Más recientemente, el pasado martes día 8 de diciembre, el diario británico Daily Mail publicaba un vídeo donde se veía a comandos israelíes entrando en Siria para trasladar a terroristas heridos a los hospitales que se encuentran dentro de los territorios ocupados en Palestina.

“Quien te presta atención no es tu enemigo. Israel no es mi enemigo. Gracias a Israel por tratarme”, dijo a Dily Mail uno de los terroristas que fue rescatado por las fuerzas israelíes, que probablemente sería integrante de la banda takfirí el Frente Al-Nusra, filial de Al-Qaeda en Siria”.

El fanatismo y la crueldad inhumana del régimen sionista y sus criminales aliados llega hasta tal punto que medios israelís y libaneses publicaban en febrero de este año que el régimen sionista de Israel colaboraba con el Estado Islámico (Daesh) en el tráfico de órganos humanos que extraen de los cadáveres de sus víctimas, o incluso de sus propios compañeros terroristas muertos, en hospitales de la ciudad de Mosul, en Irak. Estos medios señalaban que “la mayoría de los órganos robados se contrabandea a la región semiautónoma del Kurdistán iraquí o países como Arabia Saudí y Turquía, y de ahí las redes de tráfico de órganos los distribuyen por países árabes ribereños al Golfo Pérsico, Europa, este de Asia, e incluso Estados Unidos”. [10-11]

A la vista de éstas y otras muchas informaciones, resulta indignante la clamorosa hipocresía demostrada sin ningún tipo de complejos por parte de EE.UU-OTAN con respecto a su cínica “lucha global contra el terrorismo”. Está ampliamente documentado que son estos países occidentales y sus aliados en Oriente Medio quienes crearon en su momento y financian y apoyan ahora a estos grupos de mercenarios takfirís para utilizarlos en su estrategia de “cambio de régimen” en función de los intereses geoestratégicos y económicos de las grandes corporaciones que dirigen y financian a su vez a los gobiernos occidentales.

Es imposible pensar o argumentar desconocimiento por parte de EE.UU y los gobiernos de la OTAN de todas estas actuaciones. Nada de lo que ocurre en Oriente Medio sucede sin la aprobación y el conocimiento del Pentágono y de los servicios secretos de la OTAN y sus aliados en la región. Obama, Premio Nobel de la Paz para mayor burla del mundo, no ha hecho absolutamente nada para acabar con el Estado Islámico ni para cortar sus fuentes de financiación [12], ni mucho menos ha pensado en imponer sanciones contra los regímenes que apoyan a los terroristas yihadistas. Los terroristas yihadistas son sus “activos” en la región para configurar un Nuevo Oriente Medio.

Cuando Rusia ataca al Estado Islámico y sus caravanas de camiones cisterna llenos de petróleo está atacando directamente a los intereses geopolíticos y los negocios particulares de EE.UU, Turquía, Israel, Arabia Saudita, Francia, Reino Unido, etc. etc. Es por eso que Turquía decidió con el consentimiento de EE.UU-OTAN derribar el caza ruso SU-24 el pasado 24 de noviembre. Sencillamente estaban defendiendo sus sucios intereses privados.

¿Y qué decir de los grandes medios corporativos occidentales, que ocultan todo este tipo de información mientras dan lecciones de “democracia” y “periodismo” al resto del mundo? Con su silencio y su manipulación también están defendiendo los intereses privados de sus amos.

“El Times de hoy lleva un artículo sobre los intereses petroleros de ISIS, Siria y Turquía. Sin embargo en ninguna parte se informa a sus lectores de que el propietario del periódico, Rupert Murdoch, tiene un gran interés en este tema a través de su rol y sus acciones en Genie Energy, una empresa israelí a la que se le han concedido los derechos del petróleo en Siria por parte del gobierno israelí. Dick Cheney y Lord Jacob Rothschild también son accionistas”. [13]

[Entrevista desde México al profesor Michel Chossudosky donde habla sobre Siria, la OTAN, el Estado Islámico… y la situación geopolítica mundial. Publicado el 2 de diciembre 2015]

REFERENCIAS

[1] Twenty-six Things About the Islamic State (ISIL) that Obama Does Not Want You to Know About (24 cosas sobre el Estado Islámico que Obama no quiere que sepas),- Michel Chossudovsky (Global Research, 14/11/2015)
 
 
[3] ¿Por qué derribó Turquía el Sukhoi-24 ruso?,- Thierry Meyssan (Red Voltaire, 30/11/2015)
 
[4] Meet The Man Who Funds ISIS: Bilal Erdogan, The Son Of Turkey’s President,- publicado por Tyler Durden (ZeroHedge, 26/11/2015)
 
[6] El régimen turco sigue castigando a periodistas que destapan apoyo de Erdogan al terrorismo,- Alberto García Watson (Telesur, 27/11/2015)

[7] Francia e Israel inician una nueva guerra en Irak y en Siria,- Thierry Meyssan (Red Voltaire, 23/11/2015)

[8] Raqqa’s Rockefellers: How Islamic State oil flows to Israel,- investigación publicada por el medio al-Araby al Jadeed (26/11/2015). Este informe puede leerse también traducido al español por Loles Oliván Hijós para Rebelión: El petróleo del Estado Islámico acaba en Israel (publicado el 2/12/2015)

[9] Israel Directly Supports ISIS,- Stephen Lendman (The Sleuth Journal, 7/12/2015)

[10] Médicos occidentales e israelíes ayudan a EIIL en tráfico de órganos,- Hispan TV (19/2/2015)

[11] Israel coopera con Daesh en el tráfico de órganos humanos,- Hispan TV (8/3/2015)

[12] The Biggest Obama Scandal? He Knows That Turkey Is Buying Oil From ISIS And He Is Doing Nothing To Stop It,- Michael Snyder (The Most Important News, 27/11/2015)

[13] No Brake and No Disclosure on Media Owners’ Interests,- artículo de Craig Murray en su página (5/12/2015)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s