LA YIHAD MEDIÁTICA OCCIDENTAL QUEDA AL DESCUBIERTO EN ALEPO

 
 
En los últimos días el gobierno sirio de Bashar Al Assad, con la ayuda de sus aliados, principalmente de Rusia, ha logrado liberar catorce barrios en el este de Alepo que se encontraban bajo el control de los grupos terroristas apoyados por Occidente, los llamados cínicamente “rebeldes moderados”. Según datos de la ONU entre 10.000 y 16.000 personas han logrado salir del este de Alepo hasta ahora. Estas personas están recibido la atención de urgencia por parte del ejército sirio y ruso, incluido agua, alimentación, medicamentos, etc. Posteriormente el Ministerio de Defensa de Rusia incrementó la cifra hasta cerca de 100.000 personas liberadas [1]. En estas zonas recuperadas por el gobierno sirio se está trabajando para recuperar cuanto antes el suministro de agua y electricidad así como el resto de servicios básicos para la población. Gracias a los periodistas, corresponsales y medios independientes que cubren la guerra imperialista contra Siria, hemos podido comprobar la emoción y la alegría de los ciudadanos indefensos de estos barrios tras ser liberados por el Ejército Árabe Sirio. Su situación era dramática y ahora han visto la luz de nuevo.
 
Esta, sin duda, es una gran noticia. Excepto para los grandes medios corporativos y los gobiernos occidentales que interpretan esta liberación de forma negativa, denunciando que la situación es “alarmante” y “aterradora”, precisamente ahora que se ha podido liberar y atender a decenas de miles de civiles que estaban secuestrados por los terroristas y que eran utilizados como escudos humanos. Obviamente esta liberación de los barrios del este de Alepo es un varapalo para quienes apoyan a los terroristas en Siria. De ahí que su interpretación de los hechos sea tan retorcida y manipulada.
 
La ONU calificó este martes de “aterradora” la situación de los civiles en el este de Alepo, donde las tropas gubernamentales acorralan a los rebeldes en sus bastiones, destrozados por los violentos bombardeos de los últimos días. (…) El rápido avance del ejército provocó que cerca de 16.000 civiles huyeran del este de Alepo “en los últimos días”, anunció este martes el responsable de operaciones humanitarias de la ONU, Stephen O’Brien. Según las Naciones Unidas, 10.000 civiles se dirigieron al oeste de la ciudad, controlado por el régimen, mientras que entre 4.000 y 6.000 personas encontraron refugio en el pequeño enclave de Sheij Maqsud, en manos de las fuerzas kurdas. Otros miles de civiles huyeron hacia el sureste de Alepo, después de que el régimen reconquistara el noreste de la ciudad. O’Brien dijo estar “muy preocupado por la situación de los civiles”, que calificó de “alarmante y aterradora” [La situación de los civiles en el este de Alepo es “aterradora” ,- AFP, 29/11/2016]
Y es precisamente en este punto donde nos encontramos con una gran paradoja que deja al descubierto la enorme farsa que se ha ido construyendo en torno al origen y al desarrollo de la guerra contra Siria. Veamos:
 
Si los medios corporativos, diversas ONGs y gobiernos occidentales nos dicen que los grupos que participan en la guerra son “rebeldes”, si nos dijeron que era una “revuelta popular”, si resulta que estos “rebeldes” estaban “liberando al pueblo de una tiranía”, si nos siguen diciendo que el ejército sirio (y el ruso) “bombardea a su propia población”, entonces ahora, ¿cómo explican a su millonaria audiencia occidental que los habitantes de Alepo reciban con lágrimas de alegría y de emoción la llegada del ejército sirio a los barrios que estaban en manos de los “moderados rebeldes” que apoya la OTAN?
 
No pueden explicarlo, salvo que reconozcan que llevan 5 años mintiendo sobre Siria, donde en realidad nunca hubo una “revolución popular” ni “pacífica”, sino una “primavera” imperialista ejecutada por grupos terroristas patrocinados por EE.UU. y sus aliados para derrocar a un gobierno soberano que no se somete a los intereses de Occidente y las dictaduras del Golfo.
 
¿No deberían estar alegres en estos momentos todos aquellos activistas, periodistas y políticos que tan preocupados estaban por la situación humanitaria en Alepo? ¿Podrían explicarnos por qué existe esa contradicción entre la alegría demostrada por los sirios liberados y la tristeza que demuestra el establishment mediático y político occidental? ¿Acaso no era eso lo que querían? ¿Acaso no está siendo atendida la población civil de Alepo que llevaba meses en situación de extrema gravedad? Putin ha ordenado el envío de hospitales móviles al este de Alepo para atender a la población civil. ¿Pero no era eso precisamente lo que querían y lo que reclamaban estos defensores de los Derechos Humanos? ¿O es que nos mintieron y en realidad sus intereses en Alepo y Siria no tienen nada que ver con el bienestar de los sirios sino con los intereses geopolíticos y económicos de la OTAN y sus aliados en la región? ¿Les preocupa la población civil o les preocupa la derrota de sus terroristas en Alepo?
 
Parece evidente la respuesta. Al enviado especial de la ONU en Siria, Stefan de Mistura, le preocupa el futuro de sus terroristas (la “oposición moderada” en Siria), para los que pide nada más y nada menos que una región autónoma en Alepo. Es decir, pide en nombre de Occidente, se entiende, que un país soberano como Siria entregue una parte de su territorio para que los “rebeldes”, es decir Al Qaeda en Siria en sus diversas variantes, establezca allí su pequeño Califato, su pequeño Estado wahabita. Estos “rebeldes” que protegen y arman son los mismos que en julio de este año le cortaron la cabeza a un niño palestino de 12 años en el campamento de refugiados de Handarat, en el norte de Alepo. ¿Le ha preguntado Stefan de Mistura a los sirios secuestrados en el este de Alepo qué piensan sobre su repugnante propuesta?
 
Esas lágrimas de los habitantes de Alepo liberados que estamos viendo estos días, son una puñalada en el corazón mediático occidental que desde 2011 nos vienen dando una versión de los hechos totalmente falsa sobre Siria. Por eso las censuran. Como censuran que sus “rebeldes moderados” disparan contra los ciudadanos de Alepo que intentan huir a las zonas controladas por el ejército sirio [2], al mismo tiempo que acusan al “régimen de Al-Assad” de mantener “sitiada” a la población en Alepo. Censuran sus crímenes, su crueldad, su fanatismo, sus verdaderos orígenes, sus nacionalidades, quiénes son sus patrocinadores, o su ideología wahabí cuyo epicentro se encuentra en Arabia Saudí.
 
Desde hace años estos mercenarios mediáticos al servicio de la guerra, llamados eufemísticamente “periodistas” de los medios corporativos, nos inundan con imágenes de víctimas civiles provocadas por los bombardeados llevados a cabo supuestamente por Rusia y Siria, en la mayoría de ocasiones utilizando imágenes falsas o manipuladas, pero ocultan las imágenes de los miles de civiles asesinados por los bombardeados de sus “rebeldes”, que utilizan incluso “armas químicas” contra la población. Al ocultar este hecho, nadie en Occidente se pregunta de dónde salen esas armas.
 
El 21 agosto de 2013, EE.UU. y los medios atlantistas acusaron falsamente al gobierno sirio de utilizar armas químicas contra civiles en la Guta Oriental, donde murieron cientos de personas. Esta acusación lanzada sin pruebas por parte de Occidente, que fue acompañada de una fuerte campaña de propaganda mediática que todavía hoy se mantiene, sirvió de excusa para que EE.UU. preparara una intervención militar en Siria. Sólo la intervención de Rusia pudo impedir que Siria fuera bombardeada de forma masiva por la OTAN como ocurrió en Libia en 2011. Sin embargo estos mismos gobiernos, ONGs y medios de comunicación occidentales que utilizaron y manipularon el uso de armas químicas en Siria para demonizar al “régimen” y justificar un “bombardeo humanitario”, ocultan deliberada y sistemáticamente el uso de armas químicas por parte de los terroristas “moderados” contra la población civil en Alepo. Rusia ha presentado pruebas que evidencian que los “rebeldes” utilizan armas químicas contra civiles en Siria, sin embargo la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) todavía no ha querido investigarlas [3]. ¿Acaso hay también armas químicas malas y armas químicas “moderadas”? Una vez más se demuestra que las pruebas, las muertes de inocentes, la evidencia, la información, se oculta o se magnifica en función de los intereses de la OTAN.
 
Por ejemplo, el pasado 20 de noviembre 8 niños fueron asesinados tras un “moderado” bombardeo “rebelde” contra una escuela de educación básica en al-Furkan, un barrio de Alepo en la zona controlada por el gobierno sirio, pero sus nombres y sus imágenes no fueron masivamente difundidas por las televisiones y por la prensa occidental, muy al contrario de lo que ocurre con otros niños (o debemos decir actores) que son manipulados y aparentemente rescatados por los Cascos Blancos [4], cuyos dirigentes son terroristas de Al Qaeda en Siria financiados y premiados por Occidente por su labor “humanitaria” [5]. Los vínculos de estos “activistas” con los terroristas takfirís así como las pruebas de cómo fabrican imágenes y vídeos falsos para manipular a la audiencia occidental son también censurados. 
 
Ningún “periodista” de los grandes medios occidentales se hace ninguna pregunta. Se mantienen ciegos, sordos y mudos ante toda la evidencia y toda la información que difunden multitud de medios, periodistas y analistas independientes desde Siria [6]. No se contrasta la información que difunden, no se investigan mínimamente las fuentes que utilizan para difundir esa “información”, no se cuestiona la parcialidad y el sesgo de estas fuentes [7], no se escuchan voces críticas con el papel de la OTAN en Siria, no se cuestiona la versión oficial de los hechos. Por lo tanto no estamos hablando de periodismo sino de propaganda de guerra moderna. No pueden considerarse periodistas sino yihadistas del frente mediático occidental.
 
Estos grandes medios masivos y sus “periodistas” forman parte de la maquinaria imperialista desplegada por las grandes corporaciones y los gobiernos occidentales. Son parte intrínseca del poder económico que diseña y financia la guerra, el brazo mediático de la OTAN. Ejercen de facto como los voceros de los terroristas wahabís en Siria. Estos periodistas también están haciendo la Yihad.
 
 
 
REFERENCIAS – NOTAS
 
[1] Liberan de los terroristas un área donde residen unos 100.000 civiles en el este de Alepo,- información y vídeos publicados por RT en español (29/11/2016)
 
[2] Los civiles de Alepo, entre la celebración y los disparos de los terroristas,- información de Inna García para Al Masdar News en español (AMN, 29/11/2016)
 
[3] Hay noticias falsas y luego no hay noticias,- artículo del escritor y analista Paul Mansfield (Signs of the Times, 27/11/2016)
 
[4] Syria: White Helmets Caught in Mannequin Challenge-Mess Up,- artículo del analista internacional Tony Cartalucci (Land Destroyer, 22/11/2016) 
 
[5] Analysis: Why Sweden is giving an award to the ‘White Helmets’?,- un informe del profesor Marcello Ferrada de Noli, presidente de Médicos Suecos para los Derechos Humanos (The Indicter, 25/11/2016)
 
[6] Aleppo: How US-Saudi Backed Rebels Target ‘Every Syrian’,- infome desde Alepo de la periodista y activista Eva Bartlett (Mint Press News, 29/11/2016)
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s