UNA COBARDE VENGANZA CONTRA RUSIA POR LA DERROTA TERRORISTA EN SIRIA

El asesino, el policía turco Mevlut Mert Altintas, se encontraba situado detrás del embajador ruso, Andrei Karlov, ejerciendo de facto como su guardaespaldas instantes antes de dispararle a quemarropa por la espalda en varias ocasiones.

Según puede verse en las imágenes que circulan por todos los medios de comunicación y redes sociales, el asesino del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, no se encontraba “camuflado” entre los asistentes sino que estaba detrás del embajador ejerciendo de “guardaespaldas” o al menos como miembro de la seguridad del acto público que se celebraba. Actuó con total libertad, con tiempo suficiente para disparar al embajador, amenazar al resto del público asistente y emitir su discurso reivindicativo en referencia a Siria y Alepo.
 
Entonces cabe preguntarse: ¿Quién puso ahí, en ese puesto clave y en ese momento concreto, al terrorista que mató al embajador ruso? ¿Nadie más de los encargados de la seguridad sospecharon nada? ¿Con tan solo 22 años este policía-terrorista ya ocupaba un cargo de tanta responsabilidad? ¿Por qué no había ningún otro policía o miembro de seguridad en la sala? ¿Dónde estaban los escoltas encargados habitualmente de proteger al embajador Karlov? ¿Quién está detrás de turco Mevlut Mert Altintas?
 
A pesar de la “purga” llevada a cabo por Erdogan tras el golpe de Estado de julio pasado, parece que la sombra de Fethullah Güllen [1], y por tanto de EE.UU., es demasiado alargada todavía.
 
Según el portal Haberturk, el atacante, de 22 años, era integrante de la organización terrorista FETO (Organización de Terror Gulenista). El grupo está vinculado al clérigo turco residente en EE.UU. Fethullah Gulen, a quien el Gobierno turco acusa de orquestar el golpe de Estado en Turquía en julio pasado y cuya extradición ha sido solicitada por Ankara a Washington. [RT, 20/12/2016]

Tras dispararle por la espalda el terrorista tuvo tiempo de sobra para lanzar unas soflamas yihadistas que lo vinculan con el Frente al Nusra. Lo cual indica que ningún otro policía se encontraba junto a él en la sala. Actuó con total libertad, sin obstáculos y con el tiempo necesario. 

El régimen turco tendrá que dar muchas explicaciones. Turquía es miembro de la OTAN. Recordemos que en estos momentos al menos 14 oficiales militares de EE.UU., Israel, Arabia Saudí, Catar, Jordania y la propia Turquía permanecen todavía detenidos en Siria después de que fueran encontrados en un bunker en Alepo [2], desde donde dirigían y asesoraban a los grupos terroristas salafistas, principalmente al Frente al Nusra. Ya en septiembre de este año unos 30 oficiales militares y agentes de inteligencia de Israel, EE.UU., Reino Unido, Catar, Arabia Saudí y Turquía murieron como consecuencia de un bombardeo ruso contra los terroristas en el este de Alepo [3]. Algunos manipuladores todavía definen esta guerra de invasión contra Siria como una “guerra civil”.
 
El régimen de Erdogan maneja un doble discurso y un doble juego en Siria [4], donde por un lado apoya a los terroristas takfirís al mismo tiempo que estrecha sus lazos y llega a acuerdos importantes con la Federación de Rusia en materia comercial, económica o de “lucha contra el terrorismo”. Es más que probable que este asesinato en Ankara pretenda dañar ese acercamiento geoestratégico entre Rusia y Turquía. Aunque al igual que ocurre con la imposición de sanciones promovidas por EE.UU. y la UE, estos ataques no hagan más que fortalecer a Rusia y estrechar sus vínculos con sus aliados, como se pudo comprobar apenas 24 horas después del asesinato del embajador ruso, a raíz de una reunión mantenida entre Rusia, Irán y Turquía.
                                                                                                                                                                                                                                                                          
Los cancilleres de Rusia, Serguéi Lavrov, Irán, Mohamad Yavad Zarif y Turquía, Mevlut Cavusoglu, realizaron una reunión trilateral este martes para encontrar una solución política y diplomática al conflicto en Siria. El diplomático ruso afirmó que “Irán, Rusia y Turquía están preparados para asistir en la preparación del acuerdo que se está elaborando entre el Gobierno sirio y la oposición y convertirse en su garante”. (…) Tras la reunión de este martes en Moscú (Rusia), los representantes acordaron “el respeto a la soberanía, independencia, unidad e integridad territorial de la República Árabe de Siria”. [Telesur, 20/12/2016]
Lo que sí parece claro es que este asesinato es una venganza cobarde tras la derrota de la OTAN y sus grupos yihadistas en Alepo. También supone un nuevo intento de frenar la preponderancia de Rusia en el escenario geopolítico global, en unos momentos además en los que Donald Trump, si no traiciona su palabra y no se produce una rebelión interna en EE.UU. que lo impida, pretende abandonar la política imperialista de “cambio de régimen” y se dispone a asumir el carácter multipolar del nuevo orden mundial para las próximas décadas, terminando así con la supremacía unilateral estadounidense.
 
Quienes lloraron de pena y frustración tras la liberación del este de Alepo de la barbarie terrorista, hoy estarán celebrando este “moderado” asesinato cometido por uno de sus “rebeldes”. Algunos lo están justificando, como han hecho por ejemplo desde la cadena de propaganda imperialista CNN o la catarí Al-Jazeera. Es el consuelo inhumano de los perdedores que no quieren reconocer la nueva realidad.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s