Etiquetado: Latinoamérica

Eurasia, Euráfrica y la Nueva Ruta de la Seda Latinoamericana

Estados Unidos nunca dejó de intervenir en América Latina desde que se presentara la Doctrina Monroe en 1823 bajo la máxima “América para los americanos” (es decir, para los estadounidenses). Pero la realidad geopolítica del momento obliga al imperialismo norteamericano a incrementar su injerencia en el sur del continente para tratar de dominar sus recursos naturales y controlar los mercados de la región frente a la imparable influencia del proyecto euroasiático encabezado por el tándem geoestratégico China-Rusia.

Algunos hechos evidencian que en Latinoamérica también se desarrolla un nuevo frente de lucha por la hegemonía global entre las viejas potencias occidentales y el nuevo bloque euroasiático (Eurasia), cuyo epicentro geográfico y simbólico podríamos colocar en Siria principalmente. La guerra contra Siria evidenció que Estados Unidos ya no tiene capacidad de imponer su voluntad por la fuerza de forma unilateral.

Es en este contexto de lucha intercapitalista y de reconfiguración del tablero geopolítico a nivel global, caracterizado por el fin de la hegemonía estadounidense y el inicio de un nuevo orden mundial multipolar, donde debemos enmarcar noticias como la futura instalación de una nueva “base militar multinacional” y las maniobras militares anunciadas por EE.UU. y la OTAN para finales de año entre las fronteras compartidas de Brasil, Colombia y Perú [1].

En esa misma zona, el pasado 28 de diciembre de 2016 todavía bajo el mandato de Barack Obama, el Comando Sur de EE.UU. firmaba un acuerdo con el Departamento de Amazonas de Perú para la instalación de una base militar disfrazada como “Centro de Operaciones de Emergencia Regional” (COER), que se suma a los otros seis “centros de operaciones” similares que se reparten estratégicamente por diversos lugares de Perú [2].

Si en Oriente Medio la excusa es la “lucha contra el terrorismo”, en Latinoamérica la injerencia militar imperialista se justifica bajo el manto propagandístico de la “ayuda humanitaria” o la “lucha contra el narcotráfico”. Los intereses ocultos, obviamente, son otros.

Desestabilizar a Venezuela, fracturar la integración regional y frenar la Nueva Ruta de la Seda en Latinoamérica

Venezuela sigue en el punto de mira de EE.UU., que sigue financiando el golpe suave que se está ejecutando contra el gobierno de Maduro y continúa ampliando las sanciones contra ese país en el marco de una guerra económica más amplia. Pero no sólo se trata de robar el petróleo venezolano (las mayores reservas probadas del planeta), o de derrocar a un gobierno antagónico desde el punto de vista ideológico, sino que Venezuela ejerce ahora más que nunca – tras el regreso al poder de la derecha neoliberal en Argentina y en Brasil – como la locomotora política de la integración latinoamericana y caribeña que en los últimos 10-15 años alcanzaron un nivel de soberanía e independencia respecto a Washington que no tiene precedentes y que permitió a estos países un gran nivel de desarrollo.

La caída de Venezuela supondría el inicio del fin de este proceso y de las instituciones creadas a partir de esa posición de soberanía regional surgida en los últimos años, como Unasur, CELAC, Alba, Mercosur, Petrocaribe, etc. Países de la órbita venezolana como Ecuador, Bolivia, Cuba o Nicaragua quedarían más aisladas y debilitadas tras la caída de la Revolución Bolivariana. Precisamente fue ésta posición de soberanía e independencia reflejadas en la creación de estos organismos regionales durante los últimos 10-15 años que ahora se pretenden demoler, lo que ha permitido a sus países miembros llegar libremente a acuerdos comerciales, económicos o financieros con potencias como China y Rusia, que ofrecen unas condiciones mucho más ventajosas para la región que las impuestas por la fuerza bajo el Consenso de Washington, incrementando de esta manera su influencia en todo el continente.

China ya era en 2015 el primer socio comercial de Brasil (la 6ª economía mundial por PIB y miembro de los BRICS), Perú, Chile, Venezuela o Argentina, y el segundo socio comercial de México (la 2ª economía por PIB de América Latina). Las inversiones chinas y su influencia política, comercial, económica y financiera en Latinoamérica no ha hecho más que multiplicarse desde entonces, lo que ha hecho saltar las alarmas de sus enemigos estadounidenses que se consideran dueños legítimos “por la gracia de Dios” de los recursos de todo el continente (y del resto del planeta, podríamos decir).

América Latina es el más reciente compañero de negocios de China. Los bancos chinos aumentaron las inversiones en América Latina en 71% el año pasado, y el país tiene previsto duplicar su volumen de comercio con la región de Centro y Sudamérica en la próxima década. Esto se produce a medida que el poder de Estados Unidos en América Latina está empezando a erosionarse. El efectivo estadounidense de hecho está huyendo de la región a medida que los inversores ven mejores ofertas en sus propios países o en otros lugares. (…)

“Lo que estamos viendo no es simplemente un juego económico. Es un juego económico que también tiene un trasfondo político y estratégico”, dice Ilan Berman, vicepresidente del American Foreign Policy Council en Washington. [América Latina, manzana de la discordia entre China y EU,- CNN, 5/3/2015]

Teniendo en cuenta estos factores, podemos afirmar que las “inéditas” maniobras militares anunciadas por Washington en la “triple frontera” de la región de Amazonas próximamente, no van dirigidas única y directamente contra Venezuela, puesto que en realidad ya existen en Colombia siete bases militares estadounidenses apuntando contra Caracas, además de las bases existentes también en Guyana y Surinam, o las bases aéreas de Aruba y Curazao, que en conjunto cercan militarmente a Venezuela por los cuatro costados [3]. Es decir, que Venezuela ya está cercada militarmente desde hace bastante tiempo.

La pregunta pertinente que debemos hacernos ante el actual escenario, es si una Venezuela sin el apoyo firme de una potencia como Rusia y los países y organismos regionales – incluido el apoyo militar – puede resistir la envestida de EE.UU-OTAN. En 2011 Libia estaba sola, y Gadafi fue asesinado públicamente y el próspero Estado libio fue destruido en apenas unos meses. Siria tiene el apoyo del “Eje de la Resistencia” y de Rusia, y está ganando la guerra al terrorismo patrocinado por la OTAN-CCG después de 6 años de lucha. La respuesta parece evidente. En Venezuela este debate ya está sobre la mesa.

(…) la única forma de resistir a la embestida imperialista y a sus lacayos de la región es como lo hizo Siria. El gobierno venezolano debe integrar a Rusia y a otros países aliados en una ecuación que podemos denominar: Muralla de Defensa Antimperialista. Si EE.UU. cuenta con varias bases militares en Colombia (…) también Rusia debería ser convencida de estar presente en Venezuela bajo una figura que no necesariamente signifique una base militar perenne (…). ¿Estaría interesada Rusia en apoyar a Venezuela? ¿Cuál sería el costo político y económico que implicaría para la defensa del país? [4]

Por otro lado, Rusia y China han concedido varios préstamos a Venezuela que han sido avalados con el propio petróleo venezolano, incluso con acciones de la filial de PDVSA en Estados Unidos (Citgo Petroleum), lo cual preocupa mucho a Washington, puesto que si el gobierno venezolano no cumple con sus obligaciones crediticias Rusia podría apropiarse de esas empresas petroleras que operan en 19 Estados de Estados Unidos. Tanto China como Rusia mantienen importantes acuerdos estratégicos con Venezuela también en materia de energía, de infraestructuras, finanzas, agricultura, en el plano militar, de la automoción, etc. Sus intereses tanto económicos como geopolíticos son muy grandes en Venezuela y Sudamérica [5]. ¿Hasta qué punto están dispuestos a defenderlos?

Por lo tanto, éstas nuevas maniobras militares que se anuncian y la escalada belicista del Imperio en América Latina responden a una visión geopolítica más amplia que pretende cortar de raíz los proyectos y las inversiones de China y Rusia en estos países y frenar su influencia en toda la región.

Por ejemplo, el gran Ferrocarril Transoceánico

Brasil y Perú (junto a Bolivia, Venezuela y Chile) son miembros del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura fundado por China en 2014 (en detrimento del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial dominados por el capital financiero estadounidense). Bajo este paraguas financiero, China está construyendo un gigantesco “ferrocarril transoceánico” que unirá los océanos Pacífico y Atlántico a través de estos dos países, a los que finalmente también se unirá Bolivia por cuyo suelo, aunque originalmente no estaba previsto así, también pasará el Ferrocarril Transoceánico [6].

Este megaproyecto, que conectará la ciudad brasileña de Sao Paulo con el puerto costero peruano de Ilo, es una extensión del plan estratégico global de China conocido como la Nueva Ruta de la Seda, y con él se reducirá enormemente el tiempo y los costos del trasporte de petróleo, minerales y todo tipo de materias primas y mercancías entre China y Sudamérica. Además está previsto que esa red ferroviaria central transoceánica (Brasil-Bolivia-Perú) se extienda hacia el sur con la construcción de ramificaciones que a su vez la conectarían con países como Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.

Además no hay que olvidar que desde finales de 2014 China construye el Gran Canal de Nicaragua [7] que conectará también más al norte los océanos Pacífico y Atlántico (el equivalente marítimo del Ferrocarril Transoceánico) y que superará al obsoleto Canal de Panamá controlado históricamente por Estados Unidos. Todo esto y otras muchas inversiones e infraestructuras de origen “euroasiático”, lógicamente, no son del agrado del imperialismo estadounidense.

¿Alguien puede pensar que es mera casualidad el lugar elegido (entre Brasil (BRICS) y Perú principalmente) para realizar las futuras maniobras de la OTAN y sus títeres regionales? ¿Alguien puede creerse que sus intenciones reales son las de luchar contra las mafias relacionadas con el narcotráfico o “combatir la delincuencia transfronteriza”? ¿Cuánto tiempo tardaremos en asistir a una extensión de la “revolución de color” venezolana contra Evo Morales en Bolivia, Lenín Moreno en Ecuador o Daniel Ortega en Nicaragua?

Euráfrica, el nuevo proyecto imperialista de Alemania frente a Eurasia

Nadie puede negar ya a estas alturas que atravesamos de forma irreversible un periodo histórico de transición entre el “viejo Orden Mundial” dominado integralmente por Estados Unidos y las potencias europeas (Occidente) desde la Segunda Guerra Mundial, y un Nuevo Orden Mundial donde el eje de poder global se ha desplazado hacia Asia bajo el liderazgo de China y Rusia (Eurasia). La reciente cumbre celebrada en Pekín el pasado 14 y 15 de mayo sobre la Nueva Ruta de la Seda no dejó lugar a dudas sobre esta nueva realidad geopolítica global [8]. La llamada “crisis económica” de 2008 supuso un punto de inflexión en la decadencia occidental y el despegue definitivo del tándem estratégico Moscú-Pekín y del resto de potencias medias y países agrupados en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

En realidad, estamos asistiendo a una guerra híbrida entre las principales potencias del mundo por el dominio de las regiones estratégicas del planeta. Al no poder intimidarlos o eliminarlos militarmente, como se ha demostrado en Ucrania y Siria o más recientemente en la península de Corea, Occidente da por hecho que tendrá que compartir el poder global con sus enemigos euroasiáticos (aunque esto nunca se reconozca y trate de ocultarse al público occidental). El proyecto de integración de Eurasia bajo el liderazgo chino-ruso parece inquebrantable y avanza de forma imparable.

[Leer también: Eurasian Economic Transformation Goes Forward,- un análisis de F. William Engdhal (23/5/2017]

De ahí que Estados Unidos tenga prisa por recuperar su dominio estratégico en aquellos lugares donde ha perdido terreno – como Sudamérica (su “patio trasero”) – y que Donald Trump se haya lanzado a fortalecer su relación militar con Arabia Saudí con un acuerdo armamentístico sin precedentes y haya llamado a la creación de la mal llamada “OTAN árabe” (en realidad no es “árabe” sino sunní-wahabita; y además algunos países aludidos han mostrado su desacuerdo con la propuesta). Esta “OTAN sunní” (que paradójicamente incluye al régimen sionista de Israel) está dirigida contra Irán, lo que significa a su vez en contra de Rusia, tratando de eliminar al Eje de la Resistencia antimperialista y de dominar Oriente Medio para evitar que esta rica región se integre en Eurasia (su lugar natural desde un punto de vista geográfico).

Pero en esta guerra geoestratégica global parece que Alemania y las élites globalistas europeas tienen su propia agenda:

En noviembre de 2016 el entonces ministro de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, Gerd Mueller, habló de la necesidad de “diseñar un Plan Marshall para África con el fin de generar las condiciones económicas que permitan frenar el flujo migratorio hacia Europa”. (Europa Press, 11/11/2016).

Ya en marzo de este año el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, presentó ante sus homólogos y los directores de los bancos centrales del G-20 los ejes de esta propuesta alemana y pedía “involucrar a los países ricos en el desarrollo económico de África como vía indirecta de reducción del flujo migratorio, la defensa de la libertad de comercio y estabilizar la economía de la zona euro”. (ABC, 8/3/2017).

En mayo de 2017 el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, se reunió en Estrasburgo con el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat. Tajani afirmó entonces: “África es una prioridad para la Unión Europea. (…). Debemos invertir más en África y emprender una verdadera diplomacia económica, en un esfuerzo para crear crecimiento y empleo. África es un continente de oportunidades y y creo que va a ser el continente del futuro”. (web oficial de la Presidencia del Parlamento Europeo, 16/5/2017)

En resumen, una Europa dominada por Alemania y estancada en una crisis económico-financiera permanente desde 2008 tiene sus ojos puestos en África. Sus objetivos, más allá de la propaganda político-mediática y los discursos “humanitarios”, es dominar los mercados y los recursos naturales del continente africano a través de un proyecto de “neocolonización occidental” que, a pesar de presentarse como un “rescate” altruista desde el próspero Norte hacia el Sur, sólo endeudará aún más si cabe a los países africanos y les impedirá desarrollar su propia soberanía nacional.

Pero la Unión Europea llega muy tarde y además no tiene dinero. China ya desarrolla desde hace tiempo su “Plan Marshall” particular en África [9]. China tiene dinero, capacidad para desarrollar infraestructuras, ofrece préstamos sin intereses en muchas ocasiones, y a cambio no impone ningún modelo político a sus socios ni les exige “políticas de ajuste”, como ocurre en el caso de las potencias occidentales (a través del FMI o el Banco Mundial). China es el principal competidor de las élites económicas y políticas europeas. Su influencia en África es tan grande que China, entre otras cosas, es la responsable del 60% de los empleos que se crean en todo el continente.

Otro gran problema para las élites económicas y políticas europeas, es que Estados Unidos también tiene sus ojos puestos en África. El AFRICOM, el Mando Militar de EE.UU. para África, se creó en 2007 con la intención no sólo de expoliar sus grandes recursos naturales sino para frenar la expansión de China en el continente africano, como reconoció el Departamento de Estado de entonces y el propio Pentágono.

En 2007, J. Peter Pham, asesor del Departamento de Estado de EEUU, ofreció la siguiente definición del AFRICOM y los objetivos estratégicos: “la protección de acceso a los hidrocarburos y otros recursos estratégicos que África tiene en abundancia, una tarea que incluye la garantía contra la vulnerabilidad de las riquezas naturales y asegurar que no hay otros terceros interesados, tales como China, India, Japón, o Rusia, o que obtengan monopolios o trato preferencial”. Además, durante una Conferencia de AFRICOM en el Fuerte McNair, el 18 de febrero de 2008, el vicealmirante Robert T. Moeller, declaró abiertamente que el principio rector de AFRICOM es proteger “el libre flujo de los recursos naturales de África para el mercado global”, antes de citar la presencia cada vez mayor de China como un gran desafío para los intereses estadounidenses en la región. [10]

Pero no es el único obstáculo que se encontrarán en el continente africano los altruistas ideólogos del “Plan Marshall” europeo. Debemos escuchar qué tienen que decir al respecto los propios pueblos afectados, cansados de sufrir durante décadas la explotación de sus recursos por parte de las grandes corporaciones occidentales mientras sus gentes se hunden en la miseria. Recordemos que a Muamar Gadafi lo asesinaron – entre otras cosas – por encabezar un proyecto de integración y soberanía regional independiente de los intereses de las potencias occidentales. Por eso le asesinaron. Pero esos sentimientos y movimientos panafricanos siguen vivos en la actualidad y siguen trabajando por alcanzar una verdadera soberanía que permita su desarrollo.

El Franco de la Cooperación Financiera Africana (CFA), que se utiliza en 15 países de África Occidental y Central, atraviesa una zona de turbulencias. Tanto dentro como fuera del continente se ha formado un gran movimiento contra el CFA. Su misión es clara: “liberar a los estados africanos del yugo del franco CFA”. (…). Después de haber esperado en vano que la palabra dando la orden de salida del franco CFA viniera de Jefes de Estados, las organizaciones de la sociedad civil han tomado el toro por los cuernos y fijan el 2017 bajo el signo de la liquidación de este “avatar del colonialismo”. [11]

¿De dónde van a sacar unos países europeos en continuo retroceso el dinero para un “Plan Marshall africano” que compita con la Nueva Ruta de la Seda global de China (Eurasia)?

Al no tener nada atractivo que ofrecerle a África, los imperialistas europeos recurren a la fuerza para intentar imponer sus intereses a los pueblos, como han hecho siempre. Recientemente conocimos que el gobierno de Alemania estaba desarrollando discretamente un “ejército europeo” paralelo a la OTAN. La estrategia de Alemania consiste en absorber a los ejércitos de algunos países más pequeños creando “una red de mini-ejércitos europeos”, o como se define también en un artículo publicado en Foreign Policy “compartir sus recursos a cambio de la utilización de sus tropas”. De momento Rumanía, República Checa y Holanda ya están bajo la órbita militar de Alemania.

El domingo 28 de mayo, justo después de evidenciarse la ruptura occidental en la Cumbre de la OTAN, la Unión Europea y el G-7 celebrada en Sicilia [12], la presidenta alemana Ángela Merkel durante un acto electoral en Múnich envió un mensaje al mundo que anuncia un cambio geopolítico muy claro:

“Estados Unidos y Reino Unido ya no son socios fiables” (…)  “Los tiempos en los que podíamos depender completamente de otros han pasado” (…) “Nosotros, los europeos, tenemos que tener nuestro destino en nuestras propias manos” [Agencia France Press, 28/5/2017]

De esta forma se confirma la guerra comercial y monetaria que Donald Trump pretende librar contra el Euro y la Unión Europea – principalmente contra Alemania – con quien Estados Unidos mantiene un gigantesco déficit comercial (el mayor después de China) y cuya reversión supone una de las obsesiones de Trump respecto a su política geoeconómica.

No sabemos todavía lo que hará al respecto el nuevo presidente francés Emmanuel Macron – el “candidato” de las élites globalistas – que se dispone a recibir a Vladimir Putin en Versalles, aunque podemos imaginarlo. Recordemos que Francia, tras la salida del Reino Unido, es la única potencia nuclear de la Unión Europea. Por si acaso, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, pronunció estas esclarecedoras palabras el pasado mes de marzo, durante las celebraciones por el 60 aniversario de la firma de los Tratados de Roma, que le indican el camino a seguir a los gobiernos neoliberales europeos:

Ningún Estado europeo tiene fuerza por sí solo para negociar con los Estados Unidos, China, Rusia o la India. Solamente juntos podremos ejercer realmente nuestra soberanía. 

Hemos de seguir fomentando mercados más abiertos, poniendo fin a la competencia desleal. Al igual que nuestro mercado interno, el mundial ha de garantizar la libertad dentro de las normas, no convertirse en una jungla. 

Hoy, en esta sala, también debemos volver a poner en marcha el gran proyecto de una defensa común. Es la mejor manera de rendir un homenaje concreto a nuestros padres fundadores.

Se están configurando tres alianzas o bloques geoestratégicas muy claros que luchan por la hegemonía mundial:

El eje atlantista EE.UU-Reino Unido (“una sola América”); la vieja Europa de Alemania-Francia (a la conquista de “Euráfrica”); y las potencias “emergentes” lideradas por China-Rusia (Eurasia), que ya no son “emergentes” sino que ya están liderando el mundo. Todas estas potencias y los países que orbitan a su alrededor mantienen una guerra híbrida por el poder que se desarrolla en diferentes planos y escenarios (el geográfico, el institucional, el monetario, el financiero, el militar, el mediático…).

Está claro que el nuevo Orden Mundial para las próximas décadas tendrá un carácter multipolar. Queda por dirimir qué cuota de poder obtendrán los intervinientes en esta guerra multidimensional y sobre qué valores o principios se asentará el nuevo paradigma que se imponga. América Latina, África, Oriente Medio, el Ártico…. el mundo entero está en disputa. Y los medios corporativos occidentales no quieren que lo veamos.

REFERENCIAS – NOTAS

[1] Los ejercicios militares “inéditos” que tendrán lugar en la triple frontera entre Brasil, Colombia y Perú con la participación de Estados Unidos,- información de Ricardo Senra para BBC Brasil (BBC Mundo, 6/5/2017) http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39826017?ocid=socialflow_twitter

[2]  Sudamérica bajo amenaza: EE.UU. instalará una nueva base militar en Perú,- artículo del economista y analista mexicano Ariel Noyola Rodríguez (Global Research, 9/1/2017) http://www.globalresearch.ca/sudamerica-bajo-amenaza-ee-uu-instalara-una-nueva-base-militar-en-peru/5567328

[3] Esta información y muchos más datos aparecen en el recomendable libro de la periodista y escritora argentina Telma Luzzani titulado Territorios Vigilados: Cómo opera la red de bases militares norteamericanas en Sudamérica (Editorial Debate, 2012)

[4] La hipotética guerra civil en Venezuela y la ecuación Rusia,- artículo del analista político Basem Tajeldine (23/5/2017)

[5] The Strategy Behind Washington,s Destabilization of Venezuela,- análisis geopolítico de Eric Draitser (Mint Press News, 19/5/2017) http://www.mintpressnews.com/the-strategy-behind-washingtons-destabilization-of-venezuela/227967/

[6] América del Sur en el emergente orden mundial multipolar,- análisis de Andrew Korybko (Geopolítica.ru, 26/4/2017) https://www.geopolitica.ru/es/article/america-del-sur-en-el-emergente-orden-mundial-multipolar

[7] Gran Canal de Nicaragua: la bomba geoestratégica de Latinoamérica que cambiará la historia (un detallado informe preparado por María Lekant e Iván Sérbinov (RT, 4/8/2015)

[8] Cumbre de la Ruta de la Seda: último paso hacia la quiebra del dominio de EE.UU.,- artículo del periodista e investigador uruguayo Raúl Zibechi (Sputnik, 16/5/2017)

[9] La nueva transformación económica en África: el rol de China,- artículo del economista argentino Nicolás Depretis Chauvin, experto en el comercio internacional y políticas de Desarrollo (Voces en el Fénix) http://www.vocesenelfenix.com/content/la-nueva-transformaci%C3%B3n-econ%C3%B3mica-en-%C3%A1frica-el-rol-de-china

[10] USAFRICOM y la militarización del continente africano: lucha contra la penetración económica de China,- un trabajo de Nile Bowie publicado en Global Research. Traducido por María Valdés para el CEPRID (30/3/2012) http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1382

[11] Los últimos días del franco CFA,- información aportada por Olivier Ndenkop y Carlos Siélenou; traducido al español por Carles Acózar (Investig’action, 21/1/2017) http://www.investigaction.net/es/los-ultimos-dias-del-franco-cfa/

[12] Atropellos y empujones de Trump en la OTAN y el G-7,- artículo del profesor y experto en geopolítica Alfredo Jalife-Rahme (La Jornada, 28/5/2017)

 

Anuncios